Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

SISTEMAS DE COMANDO Y CONTROL

E-mail Imprimir PDF

Por: CC. Gustavo Blanco Sáez

       Desde el momento en que las naciones con pleno tomaron conocimiento de la importancia del comercio marítimo, surgió la necesidad de lograr el control del mar. ¿Y como lograr alcanzarlo? empleando buques con capacidad para hacer frente a cualquier amenaza que afectará los interés propios.

       En la medida que se fue haciendo más complejo el enfrentamiento de las amenazas, ya no era suficiente incrementar el poder de fuego, sino también el número de buques participantes en una acción naval. Nace de esta forma la imperiosa necesidad de los comandantes en lograr mantener un comando y control efectivo sobre sus buques.

 


 

Oficial superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1993 como Licenciado en Ciencias Navales y perteneciente a la promoción “Libertador Simón Bolívar”. Oficial de flota que se ha desempeñado en la especialidad de Armamento a bordo de las unidades flotantes de la ARBV, siendo el ultimo cargo el de Jefe de la División de Sistemas de Combate de la Fragata ARBV “Mariscal Sucre” (F-21). Se desempeñó además como Jefe del Departamento de Armas y Electrónica del Comando de la Escuadra. Actualmente cumple funciones como Jefe de Armamento de la Comisión Inspectora para los Buques de Vigilancia Litoral (BVL).

 

 

 

 

 

       Ya en el siglo XVII, en la llamada era de los veleros de combate, tal como señala Hughes Jr (2001) en su libro Tácticas de Flota y del Combate Costero, mantener el control táctico de los buques a través de la formación en columna representaba para los Comandante la primera razón de su adopción, más que por la concentración de fuego. Ese control sería producto de las señales por banderas, empleadas por el buque insignia, ubicado en la vanguardia o en una posición central dentro de la columna, dependiendo de la cantidad de buques.

 

        Durante la I Guerra Mundial los avances tecnológicos, en lo relacionado a los alcances y efectividad de las armas, hizo necesario buscar medios de reconocimiento que brindaran a los comandantes información sobre la ubicación del enemigo. Mas tarde, lo podemos apreciar en las acciones navales durante la II Guerra Mundial en el Pacífico, donde nace una nueva era con los combates entre grupos de batalla conformados por portaviones, y ser el primero en localizar al enemigo por medio de aviones de reconocimiento, daba la ventaja sobre aquel que aún en espera de información podía ser atacado sin previo aviso; para la época, poco se conocía sobre el radar (ventaja tecnológica que apenas comenzaba a aprovechar los Estados Unidos); allí, donde las aeronaves se constituían en el arma letal para un buque de guerra, especialmente para los portaviones, mayor fue el interés de contar con sensores de búsqueda de un mayor alcance, que permitieran alertar a las fuerzas propias.

       En los últimos treinta años se han desarrollado amplios concepto sobre el Comando, Control y Comunicaciones (C3), resumidos en los conceptos que encontramos en el libro Principios de los Sistemas de Armas Navales de Frieden (1993), refiriéndose al Comando como el ejercicio de la autoridad con conocimiento, el Control como proceso de verificación y corrección de las actividades y la comunicación como la habilidad de proveer el enlace necesario entre el Comando y las unidades subordinadas. Sin embargo, llama profundamente la atención algo más, y es la preponderancia intrínseca que las comunicaciones, al referirse en esa misma publicación al hecho de que sin comunicaciones no hay Comando y Control posible.

      Debemos preguntarnos ¿qué constituye el C3?: pudiéramos deducir que el C3 constituye la conjunción de procesos y sistemas, tanto ayer como hoy, en la toma de decisiones efectiva. Ahora bien, es importante conocer en que consisten ambos aspectos. Los procesos por ejemplo, están orientados a la planificación, dirección, coordinación y control de las fuerzas propias, y los sistemas, lo constituyen los individuos, los equipos (hoy hardware y software), instalaciones físicas inclusive. Debiendo partir de una  estrecha vinculación entre ambos, procesos-sistemas; y llegando a señalar que uno sin el otro, representan una severa degradación en el combate, aunque se cuente con los sistemas de armas más sofisticados. Ese concepto de C3 dio luego en llamarse en C3I, por la importancia dada a la información transformada en inteligencia.

      En servicio desde el 2003, las Corbetas Clase “Visby” de la Armada Sueca, fueron dotadas con el Sistema de Comando y Control CETRIS C3; integrado por el sistema de control de fuego Celsius Tech 9LV Mk3E, el sistema de soporte MAST y un sistema integrado de comunicaciones. Como sistema informático, el sistema de control de tiro 9LV Mk3 es un sistema que usa el sistema operativo Windows NT, tal cual lo emplea actualmente el computador del sistema de Control de Fuego NA-10 mod. fabricado por la empresa MBDA, así como, el Sistema de Comando y Control SIPTAC 2000, fabricado por la empresa ELBIT, e instalado en las Fragatas ARBV “Mariscal Sucre” (F-21) y “Almirante Brión” (F-22).

       El desarrollo de los sistemas de armas, incluyendo los sistemas de Comando y Control a la par de los avances en informática; han llevado a reducir drásticamente los tiempos disponibles para la toma de decisiones en los ambientes de conflicto actuales, producto de haber traspasado, en esos treinta años, el umbral de los sistemas analógicos, en que la lógica de funcionamiento residía en un sincro o el correcto funcionamiento de un componente electrónico (diodo, transistor, etc) que ha variado en tamaño, e incluso su señal de sincro es convertida en (ACP/ARP) por una unidad de conversión sincro/digital para la presentación de video ARPA en el Sistema de Comando y Control; para encontramos con sistemas informáticos con componentes comerciales (COTS), cuya lógica se fundamenta principalmente en la arquitectura de software grabados en una diversidad de elementos (microprocesadores) dentro del sistema. Con las exigencias que pueda esto representar, es pertinente internalizar la preponderancia que toma la informática y la electrónica, no solo de los sistemas de Comando y Control, sino de todos aquellos sistemas asociados que se integran para facilitar el proceso de toma de decisiones.

       Tanto así llega a ser de importante, que el Concepto de C3I ha venido a ampliarse para convertirse el C4I, que significa Comando, Control, Comunicaciones, Computación e Inteligencia, y más aún cuando se suma al resto de las guerras (ASW, ASUW, AAW, EW) la Guerra de la Información (IW), orientada a preservar la integridad de la información propia; así como, explotar, interrumpir y de ser posible destruir la información del enemigo.

       Como lo sugiere Freiden (1993) en los ambientes complejos de combate, el hacer frente a múltiples amenazas con sistemas automatizados de C3 en reducidos tiempos de reacción, permite a los Comandantes una adecuada toma de decisiones. Por otra parte sugiere que su integración con otras fuerzas, llámense, de aire, tierra o cualquier otra denominación, resultan cada vez más necesarias. Y cuando se hace referencia a integración, es aquella concerniente a una transmisión de datos (Data Link) que permita ejecutar acciones conjuntas, que van desde el reconocimiento y vigilancia hasta las de ataque y destrucción de amenazas. Es decir, las tendencias indican que más pronto que tarde, la compatibilidad e integración de sistemas de Comando y Control dejará de ser una opción para convertirse en una necesidad.

 

Bibliografía o Fuente:

  • Hughes, W. (2001). Tácticas de Flota. Editado por el Instituto de Publicaciones Navales del Centro Naval. Buenos Aires. Argentina.
  • Pertusio, R. (1995). Estrategia Operacional. Editado por el Instituto de Publicaciones Navales del Centro Naval. Buenos Aires. Argentina.
  • OTAN. Instrucciones para Maniobras Aliadas ATP-1 (C) Volumen 1. Publicado por la Oficina de Publicaciones Aliadas.
  • Frieden, D. (1993). Principios de los Sistemas de Armas Navales. Editado por el Instituto de Publicaciones Navales del Centro Naval. Buenos Aires. Argentina.

 

Notas editoriales:

1)       La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.

2)       Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.

3)       los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.

4)       La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.

5)       Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aqui 

Última actualización el Miércoles, 19 de Noviembre de 2008 08:57  

jigolo