Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

CALIDAD EN LAS CONSTRUCCIONES NAVALES

E-mail Imprimir PDF

Por: CC. Erick Jiménez Muñoz

        Las exigencias generales de calidad en los proyectos de construcción naval son delineadas de manera general en la primera etapa de los Contratos, durante la redacción de las Especificaciones Técnicas Contractuales (ETC).


 

Oficial egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1993, con la promoción “Libertador Simón Bolívar” y diplomado como Licenciado en Ciencias Navales. Cursó estudios de ingeniería naval en la Universidad de la Fuerza Armada Nacional (UNEFA), de donde egresó con el título correspondiente. Ha ocupado los diferentes cargos inherentes a su especialidad a bordo de las unidades flotantes de la ARBV, siendo su último desempeño como Jefe de la División de Ingeniería de la Guardacostas “Gral Morán” (GC-12). Durante cinco años ejerció como armador en el Servicio de Mantenimiento de Plataforma de la Base Naval “CA Agustín Armario”. Actualmente se desempeña como jefe de área de Acero y habitabilidad de la Comisión Inspectora para los Patrulleros de Oceánicos de Vigilancia (CIVPOV).

 

 

 

 

      Los Armadores incluyen en la negociación los procedimientos y normas que deberá cumplir el proyecto, especificando adicionalmente quienes serán los supervisores de los controles que se establezcan.

        Los inspectores pueden formar parte del equipo del armador, pueden ser una empresa de inspecciones y asesoría, e incluso puede contratarse el servicio a una Sociedad de Clasificación. Las Sociedades de Clasificación de manera general suelen incluir los servicios diferenciados en cuatro partes:

  • Verificación del diseño global del buque.
  • Comprobación de la idoneidad de los materiales y equipos a emplearse.
  • Supervisión durante la construcción.
  • Supervisión durante la vida útil de la embarcación.


       Aún cuando no sea contratada una Sociedad Clasificadora en ninguno de los procesos, el Armador puede exigir que se sigan las normas de alguna de ellas, lo cual de entrada establece un excelente punto de referencia y partida de la calidad del proyecto, ya que lo mínimo exigido por la Asociación Internacional de Sociedades de Clasificación (IACS por sus siglas en inglés), y común para todas las Sociedades de Clasificación, es que el astillero del proyecto tenga implantado a lo largo de todas las fases del programa un “Sistema de Gestión de la Calidad”.

       Adicionalmente se pueden incluir en orden de precedencias normativas regionales y locales del Puerto Bandera de la unidad, especificando en cada caso cual norma prevalece en caso de dualidad. Por otra parte las ETC exigen unos requisitos de aseguramiento de la calidad a través de normas específicas tanto locales (por ejemplo PECAL, COVENIN, etc.) e internacionales (por ejemplo ISO, STANAG, etc.).

        Asimismo, se suele incluir en el contrato una sección de aseguramiento de la calidad el cual abarca un “Plan de Calidad”, que incluye los procesos principales del proyecto tales como: planes de inspección, ensayos destructivos y no destructivos, normas de soldadura aplicables, márgenes mínimos de tolerancias en estructuras, y todo esto sujeto a la aprobación y negociación de las partes.

         Con los documentos citados se logra abarcar procedimientos confiables que pueden, de acuerdo a los intereses del Armador, ir desde las pruebas de materiales, pruebas de equipos en fábrica, etc, hasta inspecciones de estanqueidad, y de estructuras.

        De manera específica y en algunos casos aleatorios se presentan inspecciones de autocontrol del astillero y por el o los representantes del Armador de acuerdo al plan de inspecciones acordado entre las partes. Como se puede apreciar cada una de las fases del proyecto es supervisada en por lo menos una oportunidades y al menos contrastada por un ente independiente al constructor, cada uno de los cuales tiene atribuciones para generar notas de aceptación y notas de no conformidades a las cuales el astillero debe dar respuesta.

        Adicionalmente finalizada la construcción, las ETC suelen prever pruebas a equipos y sistemas para garantizar su correcto funcionamiento y el cumplimiento de las exigencias de las normativas; estas pruebas incluyen pruebas de mar y pruebas de puerto, y abarcan aspectos tales como el desempeño de la planta propulsora, comunicaciones, equipos electrónicos y sistemas de seguridad, hasta el correcto funcionamiento de los equipos montacargas y de cocina, entretenimiento, niveles de ruido y aislamientos térmicos entre otros.

         Como se puede anticipar, el trabajo de calidad en un proyecto de construcción naval es abundante y minucioso, y permite al constructor y al Armador garantizar con un alto grado de certeza, la calidad de un producto que suele ser bastante costoso.

 

Notas editoriales:

1)       La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.

2)       Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.

3)       Los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.

4)       La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.

5)       Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aqui 

Última actualización el Lunes, 05 de Abril de 2010 15:06