Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

EL PROYECTO DEL BUQUE

E-mail Imprimir PDF

Por: CF. José G. De Freitas Goncálves

 

 

 


 

 


Oficial Superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1988, en la promoción “TN  Pedro Lucas Uribarrí”, con el grado de Alférez de Navío y diplomado en Ciencias Navales mención Mecánica.

Cursó estudios de ingeniería mecánica en el Instituto Universitario Politécnico de la Fuerzas Armadas Nacionales “IUPFAN” (hoy UNEFA) de donde egresa en 1996 con el correspondiente titulo de ingeniero mecánico. Ha ocupado todos los cargos de su especialidad a bordo de unidades flotantes de la ARBV, incluyendo Jefe de Ingeniería de la Fragata “Gral URDANETA” (F-23). En tierra ha ocupado importantes cargos como secretario de la Comisión de Licitaciones de la Armada, Jefe de Embarque y Desembarque del personal de Flota de PDV-MARINA y Jefe de Producción del Servicio de Mantenimiento de Plataforma de la Base Naval “MCAL Juan Crisóstomo Falcón” (BNFA) en Punto Fijo Estado Falcón. Actualmente es el Jefe de la Comisión Inspectora para la construcción de los Patrulleros Oceánicos de Vigilancia, adscrito a la Misión Naval Venezolana en España.

    

 

 

 

 

 

 

       La instalación de una Misión Naval Venezolana en España, compuesta en líneas generales por dos Comisiones Inspectoras encargadas de garantizar la planificación, ejecución, control y evaluación de todas las actividades contempladas en el proyecto de construcción de los buques POV y BVL, supone una gran cantidad de expectativas profesionales de gran importancia. En primer lugar, por el paso tan importante que significa la participación de la ARBV o armador en su elaboración desde lo que posteriormente se conocerá como proyecto básico.

       El presente artículo constara de varias ediciones orientadas a recopilar información de campo (experiencia profesional) y académica (recopilación de información) sobre el desarrollo del Proyecto del Buque, a fin de que sirva de experiencia primaria e ilustrativa de cómo se hace y se viene realizando actualmente este tipo de actividades, las cuales aun están en proceso de desarrollo en nuestro país y que actualmente se les está dando un impulso muy importante con la aparición de nuevos proyectos de construcción naval.

        En primer lugar se debe conocer que el Proyecto de un Buque es el conjunto de cálculos, planos y documentación escrita que definen como va a ser y como se va a construir el buque o estructura naval de la que se este tratando.

         En la documentación se deben contemplar tres aspectos fundamentales:

                a.- Económico.

                b.- Técnico.

                c.- Comercial.

        Estos aspectos van entrelazados, de modo que la modificación de alguno de los puntos de cualquiera de ellos afecta indefectiblemente al menos a otro y si no, a los dos aspectos restantes.

         Siempre se parte de una idea muy básica y preliminar del buque, la cual genera un primer encaje de lo que será el proyecto y en la que se limitan unas dimensiones principales, unas formas, una disposición general, una estimación de la potencia–velocidad, una primera aproximación del peso de rosca, una cuaderna maestra, unas capacidades estimadas, unas condiciones de estabilidad preliminares, una primera disposición de la cámara de máquinas, una lista de los equipos esenciales, una especificación resumida y por último el presupuesto básico.

        Durante el desarrollo del proyecto, y a medida que las conversaciones con el armador van avanzando, el proyecto se va encajando cada vez mas, de manera que se van produciendo datos cada vez mas afinados, tal y como se puede apreciar en la Fig No 1, que nos indica la denominada “Espiral del Proyecto”, según GONZALEZ DE LEMA, Francisco en su libro TECNOLOGÍA DE LA CONSTRUCCIÓN DEL BUQUE” pag 16.

         A medida que se vaya negociando se debe ir incorporando, además de determinados datos que van siendo cada vez más exactos, algunos cálculos nuevos y mas detallados, para lo que se requiere un conocimiento más preciso de lo que va a ser el buque que se tenía en el primer tanteo del anteproyecto. En esta fase se empiezan a estudiar otros aspectos tales como: maniobrabilidad, plano de hierros, resistencia longitudinal, equipos mas significativos (carga, fondeo, gambuza, aire acondicionado, etc.) generación de energía eléctrica y consumos (balance eléctrico), una lista cada vez mas exhaustiva de los equipos con sus posibles proveedores, así como una especificación mas detallada y un presupuesto mas completo de los diferentes elementos que se van a instalar a bordo. Es importante destacar que debe considerarse un procedimiento entre ambas partes para cualquier variación que pueda requerirse en el desarrollo del proyecto, sin olvidar que siempre tendrá un impacto en cualquiera de los tres aspectos anteriormente nombrados. Es por ello la vital importancia que tiene la discusión, negociación y acuerdos, detalle a detalle, del documento de la Especificación Técnica , que será el que regirá la construcción del buque, la compra de sus equipos y las discusiones o aclaraciones que necesariamente se presentan o ante las dudas que puedan ir surgiendo durante el proceso de construcción. Siempre debe tenerse en cuenta que de la forma como se desarrollen los requerimientos técnicos de rigor, en esa misma forma se tendrá la seguridad de que no se presentarán problemas posteriores y que no se va a tener que modificar ningún parámetro esencial que podrían ser costosos o de muy difícil solución.

          En líneas generales podemos decir que los proyectos de construcción de buques se dividen en:

         1)         Proyecto básico: En esta etapa se definen las dimensiones del barco que, con pocas variantes, son las que se van a mantener hasta el final, salvo que en alguna comprobación posterior se requiera obligatoriamente un cambio. Esta es la parte del proyecto en la que el proyectista experto juega un papel fundamental ya que su profesionalidad le orienta eficazmente por el camino mas adecuado. Una buena recomendación es contar con buques similares y de reciente construcción para contrastar sus ideas con las mayor actualidad existentes en el mundo y porque aportan detalles constructivos relevantes para un máximo aprovechamiento con las dimensiones mínimas, etc.

        2)         Evaluación Técnica: Comprende el conjunto de cálculos necesarios para la comprobación de que el buque cumple con todos los requisitos de seguridad, estabilidad, capacidades, etc., con el margen de garantía que se le debe exigir a un proyecto y que, en general, son evaluados por el proyectista en función del tipo de buque que se trate.

        3)         Evaluación Económica: Es la fase en la que el equipo director del proyecto toma decisiones de actuación así como presentar la oferta al armador, que se amolde a sus intereses y que le resulte atractiva, sin que por ello salga perjudicado el Astillero. Se inicia con el proyecto conceptual, a fin de producir una primera oferta que permita entrar en la lista de los astilleros entre los que se vaya a decantar la realización del buque. Para esto se toma en cuenta el coste hora/hombre del astillero, el peso del acero del buque, los equipos que se van a instalar, la habilitación que se va a suministrar, los elementos de la maquinaria, etc., (siempre con la guía de la especificación técnica del buque como elemento base de las estimaciones), así como los márgenes de beneficio que se hayan determinado en ese proyecto. Esta evaluación será tanto más competitiva cuanto mas experimentado sea el Astillero en el tipo específico de buque que se trate.

         El proyecto inicial o básico tiene influencia en los costes directos y finales del buque. En cuanto a los costes directos se estima que el Proyecto Básico tiene un peso en el orden del 3 % del coste total del barco, representado por las horas/hombre del personal de la Oficina Técnica , a pesar de que supone la contratación de profesionales de alta graduación.  Este coste como ya se ha mencionado es muy bajo tomando en cuenta que al Departamento de producción se le asigna, en cuanto a costes directos, un peso de 90 % del total global final.

        Sin embargo, en cuanto a la influencia en los costes finales, la influencia del Proyecto Básico en el desarrollo del barco se incrementa notablemente hasta alcanzar inclusive un 60 % y el Departamento de Producción disminuye su influencia hasta 25 %. Ahora bien, ¿a que se debe esto? a que un error o una decisión incorrecta en la fase del proyecto, tiene una elevadísima incidencia en el valor final del buque. Es por esto que no es prudente ni rentable comenzar a trabajar en el proyecto de un buque sin que se haya evaluado, estudiado y pulido al máximo posible. Lo recomendable es todo lo contrario, o sea, es muy rentable y conveniente dedicar el tiempo necesario al anteproyecto del buque, discutir con producción los detalles constructivos significativos y analizar hasta el mínimo detalle las diferentes soluciones constructivas que pueda haber para cada zona del buque, a fin de escoger en todos los casos la mas sencilla de realizar, la de menor coste económico y la que mayor facilidad constructiva ofrezca al Departamento de Producción.

         Algo muy común en los Astilleros, es que la Oficina Técnica se vea presionada por las Altas Jefaturas para que los planos del buque se entreguen sin haber mediado el tiempo imprescindible de reflexión y maduración de los detalles, con lo que el proyecto puede nacer con taras ocasionadas por las prisas que luego se reflejan en problemas para Producción y una innecesaria escalada de costes que pueden llevar a números rojos el resultado final precio/coste buque.

         En el proyecto de un buque intervienen un buen número de personas físicas o jurídicas que dan ideas, definen, aportan soluciones, desarrollan, exigen, etc. Entre todas ellas se pueden precisar tres, como las más destacadas:

        1)         El armador: Es quien escribe y determina en su origen que tipo de buque desea y con que características. Normalmente su definición no es muy exhaustiva ya que se suele limitar a los lineamientos generales y probablemente alguna característica específica en función de que tenga la idea clara de lo que desea pedir construir, o si solo es para pedir presupuesto a varios Astilleros y desea que sean estos quienes le suministren una mayor información cuando le envíen sus anteproyectos. En conclusión, el armador es el destinatario final del proyecto por lo que una vez decidida su construcción, designará a un inspector o a un equipo de inspectores para que realicen el seguimiento del proyecto y de la obra, trasfiriendo su experiencia y exigiendo los mandatos y deseos del armador en cada una de las fases del desarrollo en las que se encuentre el buque, negociándose un aumento o disminución del coste del mismo, si esas peticiones no se encuentran reflejadas en la especificación.

         2)         El astillero: Es el encargado de enviar a las respectivas autoridades (Nacionales y Sociedades de Clasificación) el proyecto inicial de clasificación y de desarrollar el proyecto constructivos con los comentarios recibidos del armador, de la Sociedad de Clasificación y de la experiencia del Departamento de Producción en lo referente a los detalles operativos que puedan simplificar el trabajo y, por tanto, reducir el coste del barco. Si el astillero dispone de una buena oficina técnica será en ella donde se centralice todo el desarrollo del proyecto y, al conocer en detalle todos los distintos sistemas constructivos empleados en sus talleres, los medios con los que se cuenta, los locales o zonas de las que se dispone para la prefabricación de los bloques, las disponibilidades de sus gradas o diques, etc., podrá desarrollar un proyecto constructivo que será el mas ajustado a las características con as que se va construir el buque.

        3)         Las Oficinas Técnicas exteriores, las cuales actúan de dos maneras diferentes:

                    a.         Como consultores del armador; como su nombre lo dice, ayudan al armador en el desarrollo del proyecto conceptual y contractual, entregándole un primer anteproyecto en relación con el cual habrá de discutirse el contrato del buque, y después de llegado a un acuerdo entre el armador y el astillero, si procediera, desarrollar un proyecto definitivo del mismo.

                   b.         Como auxiliar del desarrollo del proyecto del buque, en caso de que el astillero no tenga capacidad técnica suficiente para llevar a acabo su cometido. En este caso, es el astillero quien delimita el trabajo que va a realizar esta oficina en función de sus necesidades, de su capacidad técnica, etc. No obstante, el astillero supervisa todos los planos recibidos de esta oficina técnica exterior, hace un seguimiento de la planificación acordada al comienzo del trabajo en relación con la entrega de los planos, exige detalles concretos que le puedan resultar beneficiosos para construir más fácilmente, etc.

        En una segunda entrega se hablará de lo concerniente a los diferentes tipos de proyecto dentro del cual se incluirá “el proyecto de un buque de guerra”, que en líneas generales es el que mayor experiencia profesional nos aporta por razones obvias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

BIBLIOGRAFIA

           1.- BONILLA DE LA CORTE , Antonio “CONSTRUCCION NAVAL Y SERVICIOS”, Editorial San José Vigo 2006

          2.- CASANOVA RIVAS, Enrique “EL BUQUE DE GUERRA. Como Aplicación más avanzada de la Tecnología Naval ” Fondo Editorial de Ingeniería Naval Madrid 1966.

         3.- GONZALEZ DE LEMA MARTÍNEZ, Francisco “TECNOLOGIA DE LA CONSTRUCCION DEL BUQUE ”. Servicio de Publicaciones de la Universidad da Coruña. Mayo 2002.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas editoriales 

 

 

 

 

 

 

1)                   La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.

2)                   Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.

3)                 Los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.

4)                 La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.

5)                 Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

 

 

 

 

 

 

 

 


A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aqui 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Miércoles, 19 de Noviembre de 2008 09:22