Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

RECONOCER UN CONTRATO INTERNACIONAL

E-mail Imprimir PDF

 

Por: CC. Jesús Soto Monsalve

 

 


 

 

Oficial egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1991, con la promoción "Capitán de Navío Sebastián Boguier" y diplomado como Licenciado en Ciencias Navales, con área de desempeño Infantería de Marina, es Abogado y posee una especialización en Gerencia Pública. Actualmente se desempeña como Asesor Legal de la Misión Naval Venezolana en España.

 

 

 

 

 

        Hablar de los Contratos Internacionales, es tratar un tema que centra en la actualidad la atención de la mayoría de los investigadores de las ciencias jurídicas. Sin duda y como sostiene la doctrina mas especializada y calificada, la importancia del Contrato es de tal relevancia que sin el no se podría concebir el desarrollo económico del Mundo.

         En el medio Internacional, el continuo y constante incremento de trafico de bienes y servicios a través de las fronteras, ha inducido a los particulares a la utilización del contrato como principal instrumento jurídico de circulación de tales valores, ha impuesto en todo tiempo la necesaria formulación de preceptos que proporcionen, en esta materia, soluciones adecuadas a las situaciones y problemas que de manera frecuente se plantean. Los tratados Internacionales, las regulaciones internas de los distintos países integrantes de la Comunidad Internacional en materia de Derecho Internacional Publico o Privado, revelan el interés genuino en tratar de desarrollar la actividad contractual Internacional con la mayor transparencia y equidad para las partes actoras.

         Venezuela no escapa a esta realidad mundial y como integrante de esa comunidad Internacional, ha venido participando en ese proceso de carácter jurídico, y podría decirse que con gran énfasis en los últimos tiempos.

           Sin embargo seria importante plantearse, frente la innegable vigencia del tema, lo siguiente:

         ¿Cómo reconocer un Contrato Internacional y la legislación aplicable al mismo?

         Para poder proveer una adecuada respuesta a esta interrogante, debemos partir del concepto de Contrato Internacional y de los principios que rigen esta materia, con especial atención al desarrollo de éstos en el contexto histórico-jurídico.

         Se podría definir contrato Internacional simplemente a aquel contrato celebrado entre personas naturales o jurídicas de diferentes países, que involucra tráfico de bienes y servicios a través de sus fronteras; Sin embargo, en algunos casos el carácter internacional podría resultar erróneo; de allí la gran importancia de su correcta definición y distinción.

        Tradicionalmente el contrato Internacional se definía como aquel celebrado entre sujetos de derecho, incluyendo los celebrados entre una persona y un estado o entre Estados.

        Los juristas aseveraban lo débil de este argumento y puntualizaban la necesidad de corroborar su relevancia jurídica de modo de verificar si la finalidad social de los hechos reclama o no reglamentación Internacional.

        Sin embargo la doctrina contemporánea ha procurado en todo caso indicar criterios prácticos de diferenciación en lugar de dictar una definición final.

        Concretamente para la aplicación de normas de derecho internacional Privado se requiere la fijación de un ámbito.

        Ahora bien, en un caso concreto que se le planteara a un juez venezolano la necesidad de precisar la competencia procesal internacional directa en ejercicio de su jurisdicción en la esfera internacional, y de ser el caso, la determinación del derecho aplicable a un contrato internacional, para lo cual tendría el decisor que resolver, de manera previa, si en efecto el contrato califica como tal, utilizando en dicho proceso los criterios contemplados en las fuentes vigentes: es decir, en la convención Interamericana sobre derecho aplicable a los contratos internacionales, o en las normas de Derecho Internacional Privado Venezolano.

        A igual proceso jurídico intelectual se vería sujeto el juez extranjero ante quien se someta una causa que tenga por objeto el cumplimiento, resolución o nulidad de un supuesto contrato Internacional o que de algún modo este relacionado con el mismo.

       El estudio de la materia impone el conocimiento de una serie de principios o factores relacionados con los distintos aspectos que, en un caso concreto, siempre están presentes y reclaman una regulación, como son la formación del Contrato, el contenido del mismo y sus efectos.

       De manera que debemos partir de los criterios de conexión calificados como clásicos, como son: el lugar de celebración, lugar de ejecución, lugar de ubicación del bien, nacionalidad, domicilio, residencia de las partes y sede o establecimiento de las personas jurídicas.

       Por su parte, también existen los llamados factores de conexión flexibles que permiten cierto grado de discrecionalidad al decisor. Fueron la doctrina y la jurisprudencia Internacional las que desarrollaron el criterio de la relación más estrecha o principio de la proximidad (Factores de conexión flexible), el cual permite el estudio y análisis del caso concreto, para luego, a través de la consideración de los vínculos existentes, precisar si estamos ante un Contrato Internacional y el derecho aplicable al supuesto de hecho.

       Pensadores, al analizar el principio de la proximidad, lo desarrollan desde lo que consideran las tres dimensiones del Derecho Internacional privado, las cuales son: Los conflictos de leyes, la competencia judicial internacional y los efectos extraterritoriales de la sentencia.

       Este principio, es considerado por una corriente, la herramienta idónea para reconocer los contratos Internacionales, básicamente de dos formas: Primero mediante la enunciación que impone el análisis de las circunstancias de cada caso de manera de individualizar la legislación competente aplicable y a través de la elaboración de indicaciones presuntivas aptas a identificar a priori la legislación aplicable, que dejaran a salvo la posibilidad de determinar la existencia de otra legislación mas fuertemente vinculado.

       Y aunque no he mencionado la voluntad de las partes, debemos considerarla un criterio de conexión fortísimo, de gran importancia al constituir la columna vertebral en materia de contratos en el campo del Derecho Internacional Privado.

 

Notas editoriales:

1)       La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.  

2)       Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.  

3)       Los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.  

4)       La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.  

5)       Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

     A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aquí

Última actualización el Miércoles, 19 de Noviembre de 2008 08:51