Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

UNA GRAN ACCIÓN POR LA SEGURIDAD

E-mail Imprimir PDF


Por: CC. Manuel Briceño Debona

      El Comando de Guardacostas ha tenido un crecimiento considerable durante los últimos años. Su inherencia en las actividades acuáticas que se desarrollan en el país es cada vez mas conocida y valorada, sin embargo, estamos por presenciar un salto cualitativo en sus posibilidades operacionales.

     En este momento están en construcción buques que podrán dar gran flexibilidad y amplitud en sus actividades marítimas. Así, dentro de poco tiempo, el Comando de Guardacostas contará con varios buques que, por sus prestaciones y versatilidad, permitirán hacer más efectivas las labores de Guardacostas y desempeñarse en actividades totalmente nuevas.




Oficial Superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1990, integrante de la promoción “CN Renato Beluche”, diplomado como Licenciado en Ciencias Navales. Cursó estudios de ingeniería mecánica en la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada (UNEFA) de donde egresó con el titulo correspondiente en al año 1996. Como oficial maquinista ha desempeñado todos los cargos de su especialidad a bordo de unidades de la escuadra, entre ellos Jefe de la División de Ingeniería del Transporte ARBV “Los Llanos” (T-64) y Jefe de la División de Ingeniería de la fragata ARBV “Gral. Salón” (F-25).




      El Comando de Guardacostas ha tenido un crecimiento considerable durante los últimos años. Su inherencia en las actividades acuáticas que se desarrollan en el país es cada vez mas conocida y valorada, sin embargo, estamos por presenciar un salto cualitativo en sus posibilidades operacionales.

     En este momento están en construcción buques que podrán dar gran flexibilidad y amplitud en sus actividades marítimas. Así, dentro de poco tiempo, el Comando de Guardacostas contará con varios buques que, por sus prestaciones y versatilidad, permitirán hacer más efectivas las labores de Guardacostas y desempeñarse en actividades totalmente nuevas.

     Estos buques estarán en capacidad de transportar cientos de toneladas de agua y combustible para transferencia a Islas o a Unidades que lo requieran, en tiempos realmente cortos, sin afectar su autonomía y disponibilidad propia, con niveles de producción de agua desalinizada suficiente para renovar estos tanques durante cortos períodos de navegación. Se dispondrá de aproximadamente el doble del espacio estimado para la tripulación para el transporte de personal extra-orgánico, con comodidad y privacidad, así como lugares dedicados para el transporte de los equipos, provisiones y víveres que requiera este personal.

     Para cumplir con esto, el buque dispondrá de sistemas que facilitarán y agilizarán las maniobras de relevo en islas, los equipos, provisiones y víveres serán almacenados durante la travesía en sitios dedicados y refrigerados, con acceso directo a cubiertas externas y manejados con facilidad a través de grúas hidráulicas, las que tendrán capacidad suficiente para disponer de estos materiales directamente desde su sitio de almacenaje hasta el muelle o embarcación abarloada para este fin.

      Cada buque estará en capacidad de transporta a tierra a decenas de personas de forma simultanea, a través de su embarcaciones auxiliares. Estas estarán en podrán ser arriadas con gran facilidad y seguridad en condiciones de mar desfavorables.

     En caso que sea requerido, el buque contará con una amplia plataforma de vuelo, la cual será controlada desde una cabina estructural, con disponibilidad de sistemas de información y comunicación, convirtiéndose en una plataforma útil que permitirá inclusive realizar reaprovisionamiento de combustible a helicópteros en pleno vuelo.

     Las Unidades estarán en capacidad de realizar operaciones de control de derrame de hidrocarburos, ya sea mediante la aplicación de dispersantes en superficies o a través de la recolección de grandes cantidades del fluido derramado antes de su arribo a costas.
En casos de emergencias por incendios externos, el buque dispondrá de cañones de alta presión de agua salada o espuma, para el combate de incendios en plataformas.

     Contarán con una lancha de alta velocidad que podrá ser puesta en el agua con el buque aún sin detener, mediante rampa de desembarque y embarque inmediato, ideal para actividades de visita y registro, así como para el apoyo a las operaciones de la unidad.

    El buque dispondrá de los equipos necesarios para que se realicen consultas médicas, rayos “X” así como atención odontológica, permitiendo el traslado de estos servicios al sitio donde sea requerido.

      La flexibilidad que le proporciona el poder navegar de manera continua a cualquier velocidad dentro de su rango, inclusive a muy bajas velocidades, le brinda facilidades para realizar operaciones que requieran precisión y exactitud como son la de remolque y maniobras restringidas.

      Estará dotado de un potente cañón y ametralladora de acción rápida para la defensa de punto, lo que aunado a su diseño de reducida superficie radarable y bajas emisiones térmicas, lo convierten en un eficiente buque de línea.

       Como buque funcionará con las tecnologías mas avanzadas, sistemas de plataforma, de comunicaciones y defensa, totalmente automatizados, con control desde diferentes puestos del buque y con una filosofía que permitirá, entre otras cosas, la comunicación de está información técnica y operacional, con el sistema logístico y de mantenimiento, tanto de abordo como de tierra.

        En el área de plataforma se contará con un diseño redundante, dimensionado de manera que se pueda navegar mas de 24 horas sin la intervención humana. El grado de automatización es tal que el manejo y control de toda la Unidad pudiese ser llevado por una sola persona en un solo puesto de trabajo a la par que es posible que el barco arribe a puerto seguro, a pesar de haber tenido fallos catastróficos en sus sistemas eléctricos, electrónicos y de control.

      En cuanto a seguridad, está diseñado con criterios de protección pasiva al fuego (posibilidad de mantener temporalmente el fuego confinado en un local sin que se vean afectados los locales contiguos), sistemas de detección y combate de incendios de última generación, división estanca entre locales con capacidad de inundación de varios de ellos y la disponibilidad de respaldos informáticos para la ayuda en la toma de decisiones en caso de averías.

        El interior brindará comodidad tanto a tripulantes como al personal en transporte, con cámaras para las diferentes categorías de tripulantes, camarotes con baños independientes (permitirá albergar personal femenino en todos los grados) cantina, barbería, disponibilidad de jardín de uso inmediato en puente y CCI, además de locales especiales como la cárcel para el traslado de personal capturado infraganti en la mar, o la estación de buceo en la que se dispondrá de todo el material necesario para realizar esta actividad.
 
     Para que un buque, con menos de 80 mts. de eslora, pueda cumplir con todos estos requerimientos, es necesario que se conceptualice como una unidad de pocos tripulantes y muy alta calificación, espacio de almacenamiento solo para repuestos vitales, densidad de equipos elevada y la posibilidad de mantener algunos componentes de equipos en tierra, para ser embarcados a requerimiento, según el tipo de misión a realizar.

       Será indispensable una participación activa de los servicios de tierra. La tripulación, por número y disponibilidad de recursos, solo podrá satisfacer los mantenimientos de nivel “I”. Aunque se prevé un stock de repuestos suficiente, el sistema logístico deberá realizar las programaciones y reposiciones que sean necesarias para garantizar la disponibilidad de materiales y repuestos. Los procesos de adiestramiento del personal previsto para relevo de las primeras tripulaciones deberán ser exigentes de manera de garantizar la correcta operación de los sistemas.

     Uno de los mayores aportes de estas unidades a la organización, es que traen consigo la garantía de la transferencia de conocimiento, pues el último de los buques de este tipo será construido en el país, lo que aportará un valor agregado importante tanto a la industria naval como a nuestro propio conocimiento sobre este avanzado tipo de Unidades.

        De seguro, pronto podremos observar en nuestros pasillos la foto de nuestras Guardacostas tipo Clemente, escoltadas por los buques que serán su relevo generacional y que representan el salto cualitativo más importante del Comando de Guardacostas en los últimos tiempos.


Notas editoriales:
     1)    La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.
     2)     Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.
    3)     Los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.
   4)    La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.
  5) Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aquí

Última actualización el Miércoles, 19 de Noviembre de 2008 08:48