Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA

E-mail Imprimir PDF


Por: CF. José De Freitas Goncalves

Oficial Superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1988, en la promoción “TN Pedro Lucas Uribarrí”, con el grado de Alférez de Navío y diplomado en Ciencias Navales mención Mecánica.  Cursó estudios de ingeniería mecánica en el Instituto Universitario Politécnico de la Fuerzas Armadas Nacionales “IUPFAN” (hoy UNEFA) de donde egresa en 1996 con el correspondiente titulo de Ingeniero Mecánico. Ha ocupado todos los cargos de su especialidad a bordo de unidades flotantes de la ARBV, incluyendo Jefe de Ingeniería de la Fragata “Gral URDANETA” (F-23). En tierra ha ocupado importantes cargos como secretario de la Comisión de Licitaciones de la Armada, Jefe de Embarque y Desembarque del personal de Flota de PDV-MARINA y Jefe de Producción del Servicio de Mantenimiento de Plataforma de la Base Naval “MCAL Juan Crisóstomo Falcón” (BNFA) en Punto Fijo Estado Falcón. Actualmente es el Jefe de la Comisión Inspectora para la construcción de los Patrulleros Oceánicos de Vigilancia, adscrito a la Misión Naval Venezolana en España.

    En estos nuevos tiempos de cambio que actualmente se están viviendo en el país, ha sido de particular preocupación e inclusive política de Estado, el hecho de que Venezuela como país vaya adquiriendo soberanía e independencia desde el punto de vista de desarrollo tecnológico para de esta forma mantener un avance sostenido y constante en lo social y económico, lo cual se traducirá en bienestar para la nación.

    En este mismo sentido, un ingrediente fundamental y primario en los contratos que actualmente se están ejecutando en España, consistentes en la construcción de ocho (08) Patrulleros, cuatro (04) de Vigilancia Litoral (BVL) y cuatro (04) de Vigilancia de la Zona Económica Exclusiva (POVZEE), en los que se contempla la construcción en Venezuela de un Patrullero de Vigilancia Litoral (el 4º de la serie), la transferencia de tecnología representa el valor agregado del desarrollo de dicho contrato.

    Es por ello, que este aparte representa un punto muy importante para su correcta ejecución, ya que de esta forma podremos ir adquiriendo capacidad, adiestramiento y experiencia para el desarrollo de actividades propias a la construcción naval, que inclusive va mas allá de involucrar solo a la Armada, ya que abarca a toda la industria que directa o indirectamente tenga que ver es este ámbito. Actualmente se está empezando a descubrir lo que significa Transferencia Tecnológica, cual es su sentido, como aplicarla, y lo más importante como realizar una gestión de conocimiento que permita que se mantenga y difunda. En vista de lo anteriormente expuesto a continuación se hará una breve exposición sobre este término, el cual a pesar de ser conocido desde hace muchísimo tiempo, es hoy cuando realmente se le esta dando la importancia y valor que requiere.

     Ante todo y como se haría en cualquier organización, se debe realizar un diagnóstico, que en este caso particular se define como “diagnóstico tecnológico”, en el que se analiza cómo la organización debe gestionar el recurso tecnológico teniendo presente el estado de las tecnologías que posee y la posible existencia de otras tecnologías alternas. Con ello se definen los objetivos estratégicos que permitirán elaborar el “Plan de Actuación Tecnológica”.

    No obstante, la toma de decisión de que una determinada tecnología debe ser sustituida por otra tecnología, no disponible previamente, o sencillamente la incorporación de tecnología a la organización, no resuelve el problema de conocer cómo se hace eso, ni siquiera permite determinar si se va a tener éxito en el proceso. Es más, la adopción de una nueva tecnología puede culminar en un fracaso si esta nueva tecnología no satisface las expectativas creadas o es rechazada por la organización.

    Una vez determinada la tecnología que interesa, se debe establecer o identificar a su vez la fuente de la misma. En el caso de que esa fuente implique a otra organización que la posee, las condiciones del proceso se reducen a determinar el grado de conocimiento, objetivo de la nueva tecnología y el papel que jugará en el futuro. Asimismo, es necesario indicar el plazo en el que la tecnología se piensa adoptar.

    Aunque coloquialmente se habla de que una organización ha adoptado una determinada tecnología, la experiencia que se tiene al respecto es que el proceso de adopción se circunscribe a una o varias unidades organizativas, el resto permanece prácticamente alejado de este proceso.

    Una vez que las unidades organizativas hayan adoptado la tecnología en cuestión, se debe comenzar un proceso de difusión interna de la tecnología hasta alcanzar al conjunto de unidades y personas que deben conocerla.

Como ilustración, se puede imaginar la situación dentro de una unidad organizativa cualquiera en donde se está utilizando una tecnología (tecnología fuente) y de acuerdo con las decisiones tomadas en la organización (ligadas al Plan de Actuación Tecnológico) se acuerda sustituir ésta por otra tecnología (tecnología objetivo). Este proceso de paso de la tecnología fuente a la tecnología objetivo es a lo que se denomina “transferencia de tecnología” y finaliza cuando la nueva tecnología es usada de forma rutinaria para realizar las actividades propias de la unidad organizativa receptora, en el caso de éxito, o cuando se certifica el fracaso de la adopción y la tecnología no se incorpora.

PROBLEMAS EN LA TRANSFERENCIA

    El análisis de los problemas encontrados en una organización para adoptar una tecnología (justificación de los fracasos en los procesos de transferencia de tecnología) apunta a tres diferentes tipos de causas:

  • Barreras tecnológicas. La tecnología no es adecuada para los problemas que se pretenden resolver (generalmente hay un exceso de confianza en la misma).
  • Barreras organizativas. El proceso de transferencia de tecnología no ha sido adecuadamente planificado o controlado.
  • Barreras personales. Existe un rechazo de la nueva tecnología o al proceso de adopción seguido que se interpreta como una agresión a la actividad que se viene llevando a cabo (identificada con el uso de la tecnología anterior).

    La aplicación de los “remedios” a esta situación se complica por el hecho de que intervienen varios grupos de personas (proveedores de la tecnología, adaptadores y receptores) con una perspectiva diferente del proceso de adopción, e incluso de la tecnología en sí misma. Esto se debe a que cada grupo social ligado a un proceso de transferencia de tecnología ve el problema desde su prisma particular y cuando estos grupos interaccionan (por ejemplo los proveedores de la tecnología con los receptores) también lo hacen sus respectivos marcos, provocando interpretaciones implícitas inadecuadas o asumiendo información que el otro grupo no tiene.

PERFILES DE ADOPCIÓN

    El enfoque que se propone a continuación es el de considerar un proceso de transferencia de tecnología como un tipo especial de proyecto. Ello nos aporta una serie de factores que afectan a la introducción de una nueva tecnología y que sirven para caracterizar a las organizaciones. Se consideraran ocho factores y se agruparan éstos en dos grandes grupos:

  • Los ligados a la tecnología a adoptar y su relación con la que se está utilizando.
    1. Impacto de la tecnología sobre la organización receptora medida en el número de procesos internos que se van a ver alterados.
    2. Madurez de la tecnología. Estado de desarrollo de la misma.
    3. Adaptabilidad de los componentes tecnológicos. Capacidad de modificar algunos de los componentes de la tecnología por la organización receptora.
    4. Distancia con respecto a la tecnología actualmente empleada.
  • Los ligados a la forma en la que se ha planificado el proceso de adopción y a las personas que intervienen (factores humanos).
  1. Tipo de gestión. Considera la forma en la que se va a desarrollar el “proyecto” de transferencia de tecnología y el grado de formalización de ese proyecto (fases, controles, etc.).
  2. Actitud de la organización receptora. La actitud del receptor cambia mucho en el caso de que sea una decisión impuesta desde el exterior o surja de una discusión y análisis interno.
  3. Dependencia de los receptores. Este factor está también ligado a los grados de libertad que tiene la organización receptora para aceptar una tecnología. Si la organización receptora es dependiente de los proveedores (supóngase una empresa multinacional en la que los proveedores pertenecen a la casa matriz y los receptores a una de las filiales).
  4. Presiones para comenzar el proceso de adopción. La urgencia con la que se va a llevar acabo el proceso de adopción influye decisivamente en el “proyecto de transferencia de tecnología” implícito. Las presiones pueden ser internas o externas.

MODELO DE TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA

    El proceso de adopción de una nueva tecnología puede considerarse similar a la de cualquier proyecto. Hay que enmarcar el proceso de adopción (una vez caracterizado éste) en algún modelo de referencia para poder planificar y asignar los recursos, especificar lo que se desea, diseñar los diferentes elementos, controlar los riesgos y el progreso, y comprobar si se han satisfecho las expectativas. Esto es lo que se puede denominar modelo de transferencia de tecnología.

    El modelo de transferencia de tecnología es útil como marco de referencia para gestionar un proyecto de transferencia de tecnología. A la hora de determinar el modelo más adecuado consideramos tres elementos:

  • Perfil de adopción concreto. Si el perfil implica la existencia de riesgos en algunas de las dimensiones claves será necesario plantearse un modelo en fases con alguna tecnología intermedia.
  • Restricciones de recursos existentes. Tanto humanos como materiales. Especial atención hay que prestar al marco temporal en el que debe finalizarse el proceso de adopción.
  • Elementos de control y evaluación requeridos. Mecanismos de validación del proceso de adopción asegurando que existen beneficios concretos en el proceso. Esta situación implica la existencia de “indicadores” que permitan valorar la mejora producida.

    Desde el punto de vista de la gestión del proceso de transferencia cualquier modelo debe permitir a los gestores dos cosas fundamentales:

  • Permitir un control del proceso de transferencia para modificarlo si es necesario.
  • Asignar los recursos necesarios para que el proceso culmine en los plazos previstos.

DIFUSIÓN DE LA TECNOLOGÍA

    Se conoce por “difusión” el proceso por el que el uso de una tecnología se expande a lo largo del tiempo en una comunidad de usuarios. Es decir, una vez adoptada la tecnología, es necesario que se transfiera de manera adecuada al resto de la organización. Se distinguen dos procesos:

  • Macrodifusión (difusión externa). Difusión de una tecnología en una sociedad.
  • Microdifusión (difusión interna). Difusión de una tecnología en una organización determinada.
    Los modelos de difusión pretenden comprender cómo se realiza ese proceso y explicar por qué históricamente algunas tecnologías se han difundido tan lenta o rápidamente. Se han identificado dos enfoques de difusión diferentes: semilla única y semilla múltiple.

  • Enfoque de semilla única:
             o Se identifica un pequeño grupo de usuarios.
             o La definición sigue círculos concéntricos hasta alcanzar a toda la organización.
             o El proceso se gestiona de forma muy directa.

  • Enfoque de semilla múltiple:
             o Se activan varios grupos de usuarios simultáneamente.
             o El solapamiento ayuda a la creación de la cultura sobre la tecnología.
             o Se basa en la difusión informal (gestión débil).

CÍRCULOS DE DIFUSIÓN

    Un esquema de difusión tecnológica se puede representar en círculos que progresivamente van incrementando el número de personas implicadas en el uso y soporte de una nueva tecnología. Se plantean cuatro niveles:
  1. Dirección estratégica de la organización con el objetivo que desde el comienzo y durante todo el proceso se cuente con el apoyo de la dirección de la organización al máximo nivel operativo.
  2. Grupo de transición con las funciones ya expuestas anteriormente
  3. Grupo de desarrollo encargado de la realización de proyectos piloto. Es importante destacar que para los participantes en estos proyectos se trata de un proyecto más (usando alguna tecnología novedosa) sometido a los mismos controles que el resto de los proyectos de la organización.
  4. Otros departamentos, tanto internos como externos, que paulatinamente van accediendo a la tecnología.

    El aspecto cultural sobre el que conviene reflexionar es la “libertad” que se otorga dentro de la organización a cada una de las personas de la plantilla para experimentar en el uso de nuevas tecnologías.

EL FACTOR HUMANO

    En todo el enfoque de formalización del proceso de transferencia de tecnología expuesto, la existencia de modelos de transferencia, caracterización de los proyectos, etc., se debe mantener especial atención en el factor humano. La aceptación de una tecnología concreta puede acelerarse si se acompaña con la presencia de personas ligadas a esta tecnologías y que hayan contribuido a su desarrollo. Con ello se logra no sólo una facilidad de comprensión y de modificación de la misma a los intereses o necesidades concretos de una organización sino contar dentro de la organización con un núcleo de “convencidos” sobre las bondades de la misma.

    Para que esto sea factible, es necesario que la organización receptora sea capaz de realizar una gestión anticipativa del recurso tecnológico de tal forma que la captación de recursos humanos con los conocimientos adecuados forme parte de la estrategia de la empresa.


BIBLIOGRAFIA

Los datos fueron recopilados de la siguiente fuente:

Autores: F. Sáez Vacas, O.García, J. Palao, P. Rojo

Título: Temas básicos de innovación tecnológica en las empresas

Primera edición: junio 2003

Esta documentación estará accesible en formato electrónico en Temas básicos de Innovación Tecnológica,

Además, se consultó el libro de Fernando Sáez Vacas, titulado Más allá de Internet: la Red Universal Digital, Editorial Ramón Areces, 2004, (véase www.reduniversaldigital.com ), y el texto del proyecto de fin de carrera Análisis del tercer entorno y su aplicación al estudio de la innovación tecnológica en las actividades socio-económicas, de Andrés González, 2004,


Notas editoriales:

  1. La MNVE habilita un espacio en la sección de publicaciones profesionales, de la página web, en el que sus miembros pueden publicar artículo técnicos destinados a difundir y compartir aprendizajes, conocimientos y experiencias con los demás miembros de la Armada venezolana.
  2. Las opiniones recogidas en el presente artículo son de la completa responsabilidad de su autor.
  3. Los créditos sobre los artículos publicados son igualmente de su autor.
  4. La MNVE no se hace responsable, bajo ningún aspecto jurídico, de las opiniones y/o controversia que pudieran surgir a raíz de la publicación del presente artículo.
  5. Queda prohibida, cualquier forma de reproducción, distribución y transformación de este artículo sin contar con autorización del titular de la propiedad intelectual. La infracción del mencionado derecho puede ser constitutiva de hecho punible.

A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aquí

Última actualización el Miércoles, 19 de Noviembre de 2008 09:22