Misión Naval Venezolana en España

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

El Almirante Gorshkov y la Armada Soviética

E-mail Imprimir PDF

Recopilación, Traducción y Adaptación por: CN. Erick Villalobos Huerta

El Almirante Gorshkov y la Armada Soviética

Dr. Donald Chipman

 

 

 

Recopilado del artículo publicado en la Revista de la Universidad Aérea , Julio-Agosto 1982. Disponible en el enlace http://www.airpower.maxwell.af.mil/airchronicles/aureview/1982/jul-aug/chipman.html (20MAY10).

 


Oficial Superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1987, perteneciente a la Promoción “Capitán de Navío Gualterio D’ Chitty Gurling”, diplomado como Licenciado en Ciencias Navales mención Electrónica. Ha efectuado los cursos profesionales inherentes a su especialidad en la AB , tales como: Curso de Comando y Estado Mayor Naval, en la Escuela Superior de Guerra Naval de la Armada Bolivariana en el año 2005, Curso Táctico de Flota en la Escuela de Postgrados de la Armada Bolivariana. Entre sus cargos más destacados  se encuentran: Comandante del Patrullero Costero AB “PATRIA” (PC-15), Segundo Comandante del Transporte “LOS LLANOS” (T-64), Director del Centro de Adiestramiento Táctico de la Armada (CATA), Jefe de la División de Electrónica de la Fragata AB “GENERAL URDANETA” (F-23) y Comandante de la Lancha Guardacostas AB “RIGEL” (LG-23). Actualmente se desempeña como Jefe de la División de Transferencia Tecnológica y Apoyo Logístico Integrado de la Misión Naval Venezolana en España.

    

 

 

  


  

Prólogo

“El Poder Naval del Estado”

             Algo que puede parecer inconmensurable, difícil de hacer o por lo menos de prolongado lapso de lograr, es planificar y ejecutar las acciones que darán como resultado la conversión del aparato militar de un Estado, o parte de él.            Eso logró en su servicio activo el Almirante Sergei Gorshkov. 

El Almirante Alfred Thayer Mahan (1840-1914), de la Armada Norteamericana , y su doctrina política “La Influencia del Poder Naval en la Historia 1660-1783”, influyó definitivamente para que un país como los Estados Unidos de Norteamérica transformara su aparato militar con una soberbia expansión de su Armada y el Cuerpo de Marines.

 

Pero Mahan no lo vio realizado. Otros lo hicieron y mucho tiempo después.

 

Sin embargo, Sergei Gorshkov, con su profundo afán de historiador militar y analista, fue capaz de visionar lo que consideró “el destino manifiesto de su pueblo” y su genialidad fue tal, que logró convencer a sus congéneres de la necesidad de desarrollar el Poder Naval del Estado, mediante el desarrollo de la Armada Soviética y otras acciones.

 

No cabe ninguna duda que desde Mahan, ningún otro personaje ha dominado tanto la política naval mundial como lo ha hecho Gorshkov.

 

Pareciera, salvando las distancia que imponen los tiempos, que compartió mucho del talento que otrora exhibió otro gran líder militar, de la época helena: Temístocles.

 

Para los estudiosos del tema, y para los oficiales navales en general, ha de ser conocido el caso en torno al cual se erige el valeroso General griego como máximo héroe de la batalla naval de Salamina (480 ac). El caso fundamental no está en la batalla naval en sí, que comandó magistralmente el Alm irante Espartano Alcibíades. La gran gloria está en el liderazgo del hombre capaz de convencer a sus congéneres de la necesidad de crear una Armada, que no tenían, para contrarrestar en el mar a una amenaza que tardaría 10 años en llegar, y que tan solo el veía como tal amenaza a la sobrevivencia del Estado de Atenas y de la Confederación helénica en general.

 

Los debates para Temístocles fueron largos, extenuantes y no sin amenazas de sus detractores y opositores de expulsarlo de la ciudad. La riqueza, súbitamente obtenida por los atenienses con el descubrimiento de unas minas de plata, no podía ser distraída en algo tan disparatado como la creación de una flota de combate. ¿Para pelear contra quién? Temístocles logró convencer a todos de la necesidad de construir 200 naves y dotarlas con sus respectivas tripulaciones, y mantenerlas. Allí estuvo la diferencia de las diferencias:

Ø            Visión para ver lo que otros no,

Ø            Liderazgo para compartir la visión y convencer a los demás de la misma.

Ø              Lo acertado de la decisión.

 

  

El Almirante Sergei Gorshkov, sin duda, un gran líder y uno de los grandes líderes militares de todos los tiempos.

A continuación presento para ustedes un artículo publicado en la Revista de la Universidad del Aire, de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norteamérica (Julio-Agosto 1982), recopilado y traducido por el CN Erick Villalobos Huerta .

Este artículo, en el que el autor, Dr. Donald Chipman, analiza la interesante personalidad del Almirante Gorshkov y el desarrollo del Poder Naval Soviético, nos da las luces para entender las similitudes del liderazgo de Gorshkov y el de Temístocles. Claro, en este artículo no hacen tales comparaciones. Solo es la travesura de mi análisis el que me permite traer a comparación a estos dos hombres pertenecientes ya a la historia. ¿Por qué lo hago? Para demostrar a los lectores, Oficiales Navales, lo importante de hurgar en la historia.

 

La cultura militar es basta, pero hay que buscarla. Solo así se hacen personajes como Mahan y como Gorshkov. Solo así nos proyectamos sobre el pensamiento de otros grandes líderes, que como vemos, en momentos históricos distantes coinciden notablemente en sus planteamientos. De allí, que es claro establecer que no estaban equivocados.

 

Mi convicción de que Venezuela es un país marítimo, y los venezolanos una nación marítima, me hace escribir estas notas, buscando despertar en los lectores la conciencia de nuestra maritimidad, si el término se permite.

 

Un país no es marítimo por su sola condición de ser un país litoral. Tan solo es una condición. Un país es marítimo cuando sus habitantes hacen uso del mar, sus naves surcan sus espacios, y sus pobladores explotan los recursos de su mar activa y racionalmente, amén de que defienden sus intereses para provecho de las generaciones futuras.

 

Los intereses marítimos de un país como el nuestro, necesitan de una Armada que afiance el Poder Naval del Estado. Tenemos mucho, de lo que otros ambicionan. Lo que otros necesitan. De allí que el desarrollo y mantenimiento de una Armada armónicamente estructurada conforme a las necesidades actuales y futuras, no difíciles de apreciar, es la responsabilidad de quienes lideramos la organización.

En el artículo se puede leer: “…Rusia tiene la más extensa frontera marítima del mundo, y el pueblo ruso siempre ha amado el mar. Argumentaba Gorshkov: “Es un destino manifiesto Soviético, que la Nación debe hacerse a la mar”.

Aprecien la similitud de esta ultima expresión con aquella frase, que desde cadetes llevamos sembrada en nuestra conciencia y que se le atribuye a nuestro gran líder histórico el Libertador Simón Bolívar:“Es pues, llegado el momento en que nosotros salgamos al mar”.

Ahora modernizamos nuestra flota de superficie, pero es tan solo el comienzo. Sin duda, que los intereses del Estado son amplios, y las necesidades mucho mas, pero en la medida de sus posibilidades, este irá haciendo posible que la Armada se dote de la estructura y medios capaces de satisfacer las necesidades en materia de seguridad y garantías en los espacios marítimos de la República, y allende donde estén nuestros intereses. 

 

El artículo titulado El Almirante Gorshkov y la Armada Soviética , corresponde a una época. Pero sus análisis no pueden ser considerados anacrónicos. Por el contrario, revisten una vigencia en muchos de sus aspectos doctrinarios.

 

Para nadie es desconocido el desmoronamiento de la Unión Soviética. Pero el contenido, en cuanto a su alcance y análisis, apreciados en su contexto, es merecedor de atención. En particular a la persona del Almirante Gorshkov.

Desde hace cierto tiempo, unos 20 años atrás, comencé a interesarme por este personaje. En esa época y gracias a una conversación con un culto oficial naval venezolano, el entonces TF Edgar Blanco Carrero. Me comentaba del Comandante General de la Armada Soviética , de su prolongada gestión de 25 años, de su obra de transformación de la costanera Armada Soviética de la preguerra a la poderosísima Armada expedicionaria de la postguerra. Y desde luego de particularidades del Alm irante Gorshkov.

 

Gracias mil a este oficial naval venezolano, de quien estoy seguro que si este artículo llega a sus manos, avalará su propósito.

 

No es difícil encontrar bibliografía sobre el Alm irante Gorshkov. Pero la abundante información está en idioma inglés, ya que quienes se han dado a la tarea de estudiarlo han sido los norteamericanos e ingleses, principalmente desde los distintos institutos de escuelas de guerra y seguridad de ambos países. No he podido conseguir ninguna publicación en español, sobre la vida de Gorshkov. Ni en España ni en Cuba. Habiendo agotado los esfuerzos con escuelas militares y contactos con organismos militares de ambos países, decidí iniciar un proceso de recopilación de la obra de este hombre.

 

Este documento constituye lo que llamo la primera entrega que, aunque es una traducción sin adaptación y respetando el contexto en el que fue escrito, lo considero apropiado para divulgar entre la Oficialidad Naval Venezolana mucho de lo que fue Gorshkov, su obra, y comprender también que las armadas imperialistas lo son hasta que se encuentran con alguien que los contenga.

 

Le recomiendo que lea con atención este artículo, y lo relea. Al hacerlo, verá lo que no son casualidades, sino similitudes de las armadas, la entonces soviética y la nuestra bolivariana de hoy. Las motivaciones de Gorshkov y los alegatos que debió esgrimir, aunado a sus análisis de conclusiones imperecederas. Juzguen por ustedes mismos.

 

Espero que este artículo sea de su agrado y le permita incentivar su acervo histórico naval, amén de despertar en usted las ganas de sentirse parte de un país marítimo y de una armada con un destino manifiesto: “desarrollar el poder naval del estado venezolano”. 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                           Julio de 2010

 

 

 

 

                                                          Vicealmirante  Gerson Padrón García 

                                                                               Armada Bolivariana

 

 

 

 

 


 El Almirante Gorshkov y la Armada Soviética[1]

 Dr. Donald Chipman[2] 

Recopilación, traducción y adaptación: CN Erick Villalobos Huerta , (Armada Bolivariana 2010)

 

              Nunca, en los tiempos de paz de la historia, una nación ha expandido su Armada tan rápidamente como lo han hecho los soviéticos en los últimos años. Cada mes nuevos Submarinos, Destructores y Fragatas son incorporados a la Armada Soviética mientras que Portaviones, Cruceros y Buques de todos los tipos continúan esperando por ser botados de los astilleros constructores Rusos[3].

En contraste, treinta años atrás la Armada Soviética era principalmente una fuerza defensiva de costas con muy pocas unidades de combate de superficie. Luego, en la década de los 60 y 70, los soviéticos diseñaron un acelerado programa de construcción naval y comenzaron a desarrollar su armada para llegar a los más lejanos rincones del mundo.

Hoy en día, algunos expertos creen que para la Armada Norteamericana “el estrecho margen de superioridad ha desaparecido[4]. Otros piensan que la Armada Soviética tiene la capacidad para dominar todos los escenarios marítimos que seleccionen: de superficie, sub-superficie y aéreo.

De las diferentes formas para describir a la Armada Soviética un enfoque a considerar es el de la política empleada por uno de los almirantes más destacado de nuestros tiempos, el Alm irante de la Flota de la Unión Soviética Sergei Gorshkov (n. 1910). Desde el Alm irante Alfred Thayer Mahan (1840-1914), de la Armada Norteamericana , ningún otro personaje ha dominado tanto la política naval mundial como lo ha hecho Gorshkov. La genialidad del Alm irante Gorshkov estuvo en su habilidad para promover la visión de una Unión Soviética que dominara los mares. Él exitosamente desmontó el dogma convencional que clasificaba a la Unión Soviética como una potencia en los ejércitos de tierra y complementó este paradigma con su doctrina del poder en el mar. Con la ayuda de Gorshkov, la Fuerza Armada Soviética ha desarrollado de forma silente, y sin pausa, un ferviente deseo de dominar las fronteras marítimas.

 

Por más de veinticinco años, Gorshkov ha influenciado la doctrina naval soviética. En el mismo período, la Armada Norteamericana ha tenido nueve (09) diferentes Jefes de Operaciones Navales (Comandantes Generales). En 1956, sólo después de asumir el poder, el presidente Nikita Khrushchev decidió separar del servicio a la mayoría de los altos oficiales de la flota. El Alm irante de la Flota Soviética para entonces, Nikolai G. Kuznetsov, estuvo enérgicamente en desacuerdo con esta decisión, pues fue separado de su cargo y reemplazado por Gorshkov[5]. Eventualmente, Gorshkov sobrevivió a Khrushchev para convertirse en uno de los más mundialmente famosos estrategas y arquitecto de la nueva y asertiva Armada Soviética. Sin embargo actualmente Gorshkov tiene más de setenta años de edad y ha sido pasado a retiro, aun así sus ideales continuarán dominando el futuro de la doctrina naval Soviética y su estrategia marítima.

Recientemente los escritos del Alm irante Gorshkov han aparecido en la Revista Naval Soviética , Morskoi Sbornik[6]. Estos artículos fueron compilados en una de las publicaciones navales más importantes desde la aparición de la obra de Mahan “La Influencia del Poder Naval en la Historia 1660-1783” (1918), la obra de Gorshkov El Poder del Mar del Estado[7]. El artículo Morskoi Sbornik y su libro enfatizan uno de los constantes temas planteados por Gorshkov: Rusia es una nación marítima, y su destino dependerá de mantenerse en los mares.

Hoy, después de los veinticinco años en los cuales Gorshkov controló la política naval soviética, existe una amplia evidencia de sus éxitos. Los buques soviéticos son encontrados en todos los lugares del globo, y su influencia sobre la estrategia militar de los Estados Unidos de Norteamérica es evidente.

Es así como se debe apreciar la amenaza naval soviética en los términos de la doctrina Gorshkov. El empleo histórico de la Armada Soviética , el éxito para superar los constantes cambios en la Armada, y la superioridad de la Armada soviética para atender diversas misiones, proveen un tema en común a través del cual es necesario evaluar esta nueva amenaza marítima.

 

La Historia Naval Soviética

Al igual que Mahan, Gorshkov empleó la historia para demostrar la necesidad de contar con una Armada fuerte. Tomando como referencia varias lecciones históricas Gorshkov sugirió que la mayoría de los zares rusos no utilizaron el poder del mar adecuadamente. La excepción fue Pedro el grande, a quien según Gorshkov se le debe el reconocimiento de la fundación de la primera flota rusa. Alrededor del 1700, Pedro decidió construir la primera Armada Rusa. Es así como Pedro el Grande, contrató ingenieros holandeses e ingleses para construir estos primeros barcos rusos. Pronto, los rusos estaban en guerra con Suecia. En una serie de batallas en el mar Báltico, los rusos se condujeron exitosamente ante Suecia en la región[8]. Es así como Pedro fue de los pocos zares que entendió el poder del mar, y Gorshkov a menudo le citaba: "Una potencia que sólo tenga fuerzas terrestres sólo tiene una mano; pero quien también tiene una Armada, tiene las dos manos."[9]

         Después de Pedro el Grande, ningún otro zar ha contribuido tan significativamente con el desarrollo naval ruso. En 1853, por ejemplo, los rusos fueron derrotados por las Armadas francesa e inglesa y posteriormente les fue prohibido tener una flota en el Mar Negro[10]. El uso indebido de la Armada continuó entrado el siglo XX. En 1904 y 1905, los japoneses abrumaron a los rusos en dos de las principales batallas navales. Inicialmente, los japoneses les sorprendieron y fatalmente afectaron a la Flota del Pacífico en Puerto Arthur, en el Mar Amarillo. Gorshkov investigó este ataque sorpresa y lo incluyó en su doctrina, llamándola a esta táctica como “La Batalla de la Primera Salva[11]. En una segunda batalla, los japoneses hundieron la flota rusa del Báltico en el Estrecho de Tsushima[12]. Así concluyó Gorshkov, que los zares no entendieron cómo desarrollar y desplegar la Armada Rusa , y sufrieron por esta deficiencia.

Con el advenimiento de la revolución bolchevique, Gorshkov tuvo que actuar de forma diligente, para tratar de indicar las deficiencias de la Armada Rusa y aún así no ofender a ningún integrante de la élite comunista. Gorshkov lo logra al exponer sus observaciones sobre la ineficacia de la Armada Rusa y concentrándose en las preocupaciones Marxista-Leninista de contar con una Armada fuerte. Dado que las actividades de la Armada fueron inconsecuentes durante la primera Guerra Mundial , Gorshkov tuvo que buscar algo significativo que destacar en beneficio de la Armada. Decidió hacer hincapié en el tema de la lealtad a los ideales Comunistas, señalando y dejando claro que los marinos rusos fueron los primeros en sumarse a la Revolución Bolchevique. “El crucero AURORA y los caza minas AMUR y KHOPER”, declaró Gorshkov, "tomaron hasta la estación en el río Neva para bombardear el Palacio de Invierno,"[13] demostrando que la Armada fue el primer componente militar en unirse a la revolución.

No fue sino hasta 1937 que los comunistas empezaron la reconstrucción de su Armada. En ese momento, Alemania se rearmaba nuevamente, y Stalin decidió prepararse para la guerra. Al inicio de la Segunda Guerra Mundial , los soviéticos tenían una de las fuerzas submarinas más grande del mundo[14].

Aun así rara vez se necesitaba la ayuda de la Armada, porque hubo sólo unas pocas batallas navales en la zona del Mar Negro. A menudo los soviéticos desembarcaban a los marineros de los barcos, tomaban de los buques los cañones y los enviaban a servir en el Ejército. Según Gorshkov más de 400.000, entre personal alistado y oficiales, fueron enviados a las fuerzas de tierra, incluyendo varios destacamentos navales de la Flota del Mar Báltico, que fueron enviados a ayudar a defender Leningrado[15].

El liderazgo de Gorshkov fue, sobre el tema naval, la única luz brillante en las operaciones navales soviéticas durante la Segunda Guerra Mundial. Con un escuadrón naval en el Mar Negro, Gorshkov se distinguió en los desembarcos realizados en la Península de Kerch y más tarde ayudó a liberar a Ucrania, Rumania, Bulgaria, y Hungría[16]. Por este tiempo Gorshkov tenía treinta y un años de edad y había alcanzado el grado de Contraalmirante. De acuerdo con Gorshkov, la Segunda Guerra Mundial demostró la necesidad de contar con una fuerza armada equilibrada, una que incluyese una fuerte Armada Soviética[17].

Después de la Segunda Guerra Mundial , hubo modestos esfuerzos para reconstruir la flota soviética. Así, con más del 50% de la capacidad industrial Rusa destruida, estos esfuerzos se vieron retrasados. Inicialmente, con la ayuda de la tecnología alemana capturada, los soviéticos comenzaron a construir algunas nuevas unidades submarinas de ataque.[18] Sin embargo, no fue sino hasta la llegada de Khrushchev al poder, y el ascenso de Gorshkov al cargo de Alm irante de la Flota, que los planes para desarrollar una Armada poderosa prosperaron.

 

La primera tarea de Gorshkov fue convencer al Partido Comunista que una poderosa armada no era sólo una necesidad, sino que era parte de la herencia Rusa. La doctrina del poder terrestre de Rusia, declaró Gorshkov, no era más que una propaganda imperialista, diseñada para mantener a la Unión Soviética alejada de los mares. Rusia tiene la más extensa frontera marítima del mundo, y el pueblo Ruso siempre ha amado el mar. Argumentaba Gorshkov: “Es un destino manifiesto Soviético, que la Nación debe hacerse a la mar[19].

 

Por lo tanto, haciendo uso de las lecciones de la historia, Gorshkov estableció la razón fundamental para el desarrollo de la entonces Armada Soviética. De esta forma las semillas de la doctrina fueron plantadas, los diseños de los navíos fueron dibujados y los planes para una poderosa Armada Soviética fueron establecidos.

 

Gorshkov llamó a su Armada “ la Fiel Ayudante del Ejército”, y con ello inició el proceso de convencer al Partido Comunista de la necesidad de construir una gran flota. Estas ideas fueron pronto reforzadas cuando en 1962 la Armada Norteamericana bloqueó a Cuba, para denegar el acceso soviético. Después de esto, los soviéticos proporcionaron más y más fondos militares para mejorar el desarrollo naval[20].

 

 Limitaciones navales soviéticas            

               En el pensamiento a través de los diversos retos para desarrollar una fuerte Armada Soviética, Gorshkov enfrentó tres restricciones básicas: el hielo, pasos obligados y las distancias.

               Para empezar, la mayoría de las flotas navales soviéticas están situadas en altas latitudes. La Flota del Norte está situada a lo largo de la costa de la Península de Kola, con un puerto principal en Murmansk y en el Mar Blanco en Arkhangel. Arkhangel, en particular, se cierra con hielo durante unos seis meses cada año. La flota del Báltico, localizada en la Base Naval de Kronstadt y Riga, también está restringida por el cierre que hace el hielo a estos puertos, alrededor de tres meses al año; a veces la capa de hielo es tan gruesa que los rusos pueden conducir camiones a través de ella.

La Flota del Mar Negro, por supuesto, no tiene estos problemas con el hielo. La Flota del Pacífico, ubicada en Vladivostok y Petropavlovsk, también se atasca con hielo durante varios meses cada año[21]. Históricamente, debido a estos problemas con el hielo, los rusos han tratado de buscar puertos de aguas calidas.

Para superar el problema con el hielo, Gorshkov ha desarrollado una de las flotas de rompehielos más importantes del mundo[22]. Estos barcos son de propulsión diésel y su principal función consiste en romper el hielo y mantener abiertos los canales de entrada y salida de los principales puertos. Aún a pesar de esta capacidad, los puertos congelados por el hielo son un problema significativo, no fácil de sortear.

Una segunda restricción importante para las flotas de la Unión Soviética consiste en los pasos obligados los cuales se constituyen en puntos de estrangulamiento a través de los cuales los buques Soviéticos deben pasar.

En el Océano Pacífico, justo al norte de las islas de Japón, se encuentra el Estrecho de La Pérouse, que dificulta la capacidad de la Flota Soviética del Pacífico para obtener acceso al océano. Hacia el sur de las islas de Japón se encuentra el Estrecho de Tsushima, a través del cual los soviéticos deben pasar para dirigirse hacia abajo de la costa de China. Juntos, estos dos pasos obligados del Pacífico, en tiempo de guerra, podrían resultar extremadamente críticos.

En el Atlántico, Groenlandia, Islandia y la brecha con el Reino Unido (GIUK) son otro de los principales pasos obligados. A pesar de que esta área parece amplia, de hecho, está muy bien vigilada.

Otros pasos obligados están aun más restringidos. El Estrecho de Skagerrak/Kattegat, el Estrecho de Turquía, Gibraltar y el Canal de Suez limitan a los soviéticos de fáciles accesos a los océanos.

En tiempos de guerra estos pasos obligados (chokepoints) podrían convertirse en críticos[23]. Por ejemplo, durante la primera Guerra Mundial , los Estados Unidos, trabajando con los británicos, había plantado más de 100.000 minas en un área al oeste del Estrecho de Skagerrak. Este gran campo de minas en el Mar del Norte contuvo eficazmente la amenaza de los submarinos (U-boat) alemanes[24]. Hoy en día, esta es una opción valida y disponible.

 La tercera restricción principal está relacionada con el despliegue de buques en los océanos Pacífico y Atlántico. Una vez allí, los soviéticos tienen problemas para reaprovisionar sus flotas. Su tendencia a construir barcos pequeños limita la cantidad de suministros que pueden llevar a cabo y, por tanto, el tiempo que permanecen en las áreas de despliegue. Muchos de sus barcos más grandes no tienen capacidad de reabastecimiento en la mar, por lo que deben volver a puerto para suministros logísticos.

Dándose cuenta de esto como un problema, los soviéticos han trabajado en sus técnicas de reaprovisionamiento en la mar[25]. Recientemente, un nuevo barco de reabastecimiento ha entrado en servicio para ayudar a superar esta deficiencia. Esta clase de buque se llama el Bereziná, que es un barco multipropósito de unas 40.000 toneladas con seis estaciones de reabastecimiento y capacidades de helicóptero[26]

Otra forma en la que los soviéticos están superando este problema de reaprovisionamiento en la mar, es con el aseguramiento de puertos de ultramar. Por ejemplo, ellos pueden reabastecer sus barcos desplegados en Cuba, Angola, Yemen del Sur y en uno de los mejores puertos en todo el océano Pacífico, en la Bahía de Camranh[27].

El hielo, pasos obligados (chokepoints) y largas distancias, comprenden las restricciones básicas que el Alm irante Gorshkov ha tomado en consideración a superar en el diseño de sus nuevos barcos. Ayuda de rompehielos para mantener abiertos los puertos durante el invierno y los barcos de la clase de Bereziná ofrecen formas de eludir los efectos de los pasos obligados y las largas distancias a navegar.

 

Misiones Navales soviéticas 

                 En los últimos años, la Armada Soviética ha incrementado la distancia de despliegue y operación desde sus costas hacia las azules aguas de los océanos. Al hacerlo, los soviéticos han cambiado su estrategia naval, desde una básicamente defensiva y costanera, a la enérgica implementación de una postura de despliegue más en profundidad. 

                  Durante la década del 60 se realizó la primera fase de esta transformación. Inicialmente, las Flotas del Báltico, del Norte y el Mar Negro extendieron sus espacios de influencia fuera de sus tradicionales áreas de despliegue.

La Flota del Mar Negro comenzó a desplegarse en el Mediterráneo Oriental, mientras que la Flota del Norte se desplegó hasta el Atlántico Central. Pero a principios de 1970, los soviéticos se fueron desplegando hasta implementar zonas de operación en Cuba, en Sudáfrica y en el Océano Índico. Así, a finales de los 70, los patrones de despliegue naval de la Armada Soviética estaban ya claramente establecidos[28].

Como los soviéticos se trasladaron más lejos de sus costas, hubo un cambio posterior en las prioridades de la misión. Aunque hay muchas maneras diferentes de etiquetar estas misiones, la mayoría estaría de acuerdo que hay cuatro tipos básicos.

La primera misión naval Soviética es la "presencia en la mar," la cual toma en consideración el uso pacífico de los buques navales en zonas navales extranjeras.

La segunda misión es "control del mar", y esto envuelve la guerra antisubmarina y la interdicción.

La tercera misión abarca la guerra anfibia y es denominada "proyección de fuerza".

La última misión es "disuasión", y esta toma en consideración el uso de submarinos con misiles balísticos.

Misión de Presencia en la Mar”              

               Presencia en la mar es la más reciente de todas las diversas misiones navales soviéticas. Gorshkov empleó una gran cantidad de esfuerzo en convencer al Partido Comunista que, a diferencia del Ejército, la Armada es muy influyente durante tiempos de paz. En otras palabras, la labor de la Armada supera las funciones militares tradicionales. Como historiador, Gorshkov era muy consciente de las formas en que los Estados Unidos utilizan sus buques para influir en las políticas exteriores[29]. La frase empleada por Teodoro Rooselvet "Hablar suavemente y lleva un gran palo”, se convirtió en una máxima aceptada dentro de la jerarquía naval Soviética.   

                    En consecuencia, con el objetivo de aumentar el prestigio soviético en el extranjero, la Armada comenzó el despliegue de buques en las aguas costeras de otras naciones. Es así como buques de guerra zarparon para dichos puertos como Cienfuegos en Cuba, Conakry en Guinea, y Berbera en Somalia. A menudo buques soviéticos establecieron sus puertos bases en estos países y enviaron a sus tripulaciones a tierra para organizar y participar en actividades deportivas y otros programas. Normalmente estas visitas fueron programadas para coincidir con algún evento militar significativo. Por ejemplo, en una reciente visita Soviética a Mozambique, aproximadamente al mismo tiempo ocurrió que los Sudafricanos anunciaran que ellos movilizaban aviones de combate hacia la zona de frontera común[30]

                   A través de estas visitas, señaló Gorshkov, la Armada sirve como un instrumento importante de la política de paz mientras protegen a la Unión Soviética y apoyan guerras nacionales de liberación[31].

                    Una parte significativa de las misiones de presencia en la mar es cumplida por buques mercantes Soviéticos. Con más de 1.700 buques mercantes, la mayoría de los cuales son relativamente nuevos, los soviéticos han abierto el comercio con muchos otros países. Una de las características únicas de estos barcos mercantes es su capacidad para convertirse rápidamente en unidades para misiones en tiempo de guerra[32]. Por lo general, estos barcos son pequeños y se construyeron para convertirse en buques de abastecimiento y soporte logístico militar sí fuese necesario. Según el Alm irante Gorshkov, la flota mercante es ahora un de los principales componentes de la Fuerza Naval Soviética[33].

                  Los buques de pesca de arrastre constituyen otro elemento de la misión de la presencia en la mar. Los Soviéticos tienen una de las flotas pesqueras más grandes del mundo, con aproximadamente 4000 buques oceánicos[34]. En términos de toneladas de peces capturados, se sitúan como segundos en el mundo detrás de Japón[35]

 

                 Los soviéticos también tienen cincuenta o más buques de recopilación de información de inteligencia, llamados AGIs (intelligence-gathering ships), que se dan un gran parecido a los buques dedicados a la pesca de arrastre[36]. Estos AGIs, se ven a menudo supervisando el tráfico cerca de las bases de la Armada Norteamericana en Escocia, España y Guam. Con frecuencia, se avistó otros AGIs frente a las costas Este y Oeste de los Estados Unidos, donde juegan un papel activo en la retransmisión de datos de inteligencia a la Unión Soviética.

Así, mediante la colocación de sus buques de guerra en estratégicas aguas territoriales y mediante el uso de sus barcos mercantes y pesqueros, los soviéticos influyen en las actividades cotidianas de las naciones extranjeras. El propósito general de la misión de la presencia en la mar queda bien resumido en la siguiente declaración del Alm irante Gorshkov:

“Las visitas amistosas de marinos soviéticos ofrecen la oportunidad a los pueblos de los países visitados de apreciar por sí mismos la creatividad de los principios socialistas de nuestro país, la auténtica paridad de la población de la Unión Soviética y su alto nivel cultural. En nuestros barcos ven los logros de la ciencia Soviética , la tecnología y la industria. Los marinos soviéticos, desde los alistados hasta los Alm irantes, ofrecen a los ciudadanos de otros países la verdad sobre nuestro país socialista, nuestra ideología y cultura Soviética, así como nuestro estilo de vida soviético”.[37]

Misiones de “Control del Mar”

La misión de control del mar se basa sobre los amplios objetivos de política exterior y la doctrina militar soviética. Estos incluyen, en primer lugar, evitar la guerra, pero si se presenta la guerra, abarca el plan soviético para salir victoriosos[38].

Así Gorshkov ha promovido una Armada más asertiva, una que se moverá desde fuera de las costas y en los océanos desafiará el Oeste. La misión de estos buques soviéticos expedicionarios y de vanguardia consiste en disponer de una fuerza de ataque basada en los mares de Occidente e interceptar las líneas de comunicación marítimas. Gorshkov es bastante específico en este objetivo:

“Los imperialistas están convirtiendo los océanos del mundo en una extensa plataforma de lanzamientos, menos peligrosa en su punto de vista para sus países, en comparación con la tierra, ante misiles balísticos, submarinos y aviación embarcada provenientes de la Unión Soviética y los países de la comunidad socialista. Y nuestra Armada debe ser capaz de plantarse ante esta amenaza real”[39]

  En otras palabras, los soviéticos están enviando sus barcos a obtener y mantener el control y comando de grandes extensiones del mar y negar al enemigo esta extensa plataforma de lanzamiento. En este tipo de misión, argumenta Gorshkov, el enemigo debe contrarrestarse en el aire, en la superficie y por debajo de ella.

Así surgió la necesidad de construir buques multipropósito con capacidades de guerra antisubmarina. En 1967, fue completado el primero de estos buques, el Moskva, seguido de un segundo barco en 1968, el Leningrado. El diseño se asemeja a un barco de crucero con una cubierta de vuelo en la popa. El Moscova desplaza aproximadamente 17.000 toneladas y es propulsado por vapor. Está bien armado llevando a bordo 18 helicópteros Ka-25A Hormone, con cohetes antisubmarinos, torpedos y cañones antiaéreos.

En 1976, fue botado al mar una nueva clase de portaaviones soviéticos. Esta nueva unidad fue el Kiev, seguido por un segundo portaaviones Minsk. A diferencia de anteriores portaaviones, estos tienen cubiertas de ángulo que se extienden a la largo del buque. Ambos son de propulsión a vapor y desplazan aproximadamente 37.000 toneladas. El Minsk está extremadamente bien armado, con armas que pueden alcanzar más de 250 millas. Un buque enemigo tratando de atacar al Minsk tendría que maniobrar a través de cinco círculos concéntricos de armas comenzando a 250 millas fuera y continuar hacia la proa, donde ametralladoras Gatling de 500 disparos por segundo entrarían en operación.

Al igual que con los anteriores portaaviones, el Minsk tiene una serie de sistemas de armas diseñadas para ser eficaces contra los buques, submarinos y aviones enemigos. Uno de los aspectos únicos del Minsk es el de los tubos lanza torpedos a ambos lados de la región de proa. Sin embargo, de todas las armas a bordo, el avión Yak-36 Forger con capacidad de despegue y aterrizaje vertical (VTOL) es el más versátil a bordo. Normalmente hay unos dieciocho aviones Forgers en cada portaaviones, complementando aproximadamente el mismo número de helicópteros del tipo Hormone. Cada Forger utiliza dos motores para despegar y un tercer motor para darle la velocidad de crucero una vez este fuera del buque. Cada Forger lleva un surtido de cohetes, ametralladoras, bombas y mísiles aire-superficie[40]. Aunque la construcción de portaaviones es un programa soviético relativamente nuevo, planean la botadura de dos portaaviones adicionales dentro de los próximos años.

Complementando a los portaaviones en la misión de control del mar hay otra variedad de unidades de combate de superficie. El más reciente y más sofisticado de estos es el crucero de batalla Kirov. Este barco de aproximadamente unos 860 pies de eslora, desplaza alrededor de 23.000 toneladas. Es similar a un acorazado de bolsillo de la Segunda Guerra Mundial , y es propulsión nuclear, proporcionando gran poder de permanencia y de largo alcance. Tiene varios sistemas de armas similares a al Minsk, pero con una mayor y más avanzada capacidad de armas antiaéreas superficie-aire y capacidad antibuques con sistemas superficie-superficie. Recientemente, el Contraalmirante Sumner Shapiro, Director de Inteligencia Naval de los Estados Unidos, dijo lo siguiente al referirse al Kirov:

“El Kirov es por mucho, la plataforma combatiente multipropósito más fuertemente armada en el inventario soviético. Sus propios misiles de largo alcance crucero antibuques, incrementa significativamente su capacidad de ataque sobre los buques de guerra aliados”[41].

Más pequeños que el Kirov son los diferentes cruceros navales soviéticos. A finales de 1962, los soviéticos enviaron al mar el primer crucero de misiles guiados de la clase Kynda. A bordo de este barco, el más sofisticado sistema de arma es el misil de crucero antibuques SS-N-3 (equivalente al SA-8 basado en tierra) con un alcance de 200 millas. Un crucero soviético subsiguiente, llamado el Kresta fue botado en 1967. Este crucero de la clase de Kresta pone en evidencia la nueva tecnología soviética. El Kresta-Is fue principalmente orientado a misiones de combate antisuperficie, mientras que la segunda generación, los Kresta-IIs fue concebido para cumplir funciones como plataforma antisubmarina. Las armas de los Kresta-IIs incluyen un sofisticado misil antisubmarino el SS-N-14, torpedos, misiles antiaéreos dobles y un helicóptero. Aparte del Kresta, uno de los cruceros soviéticos más recientes es el Kara. Este barco es propulsado por un motor de turbina de gas, que es capaz de alcanzar aproximadamente los treinta y cinco nudos. En términos de sistemas de armas, lleva aproximadamente los mismos sistemas que los Kresta-IIs[42].

            El uso de destructores en la misión de control del mar se centra en los buques soviéticos clase Kashin y Krivak. A finales de los años sesenta los destructores Kashins, con misiles guiados y con turbinas a gas, fueron puestos en servicio. Con misiles antiaéreos, cohetes antisubmarinos, torpedos y minas, libra por libra estos barcos fueron considerados por algunos como los buques de superficie más fuertemente armados. Con un sistema de propulsión basado en turbinas a gas, los Kashins eran capaces de moverse a través de los mares a unos 35 nudos. Los buques de la clase Kashin fueron seguidos por los de la clase Krivak , cuyo lanzamiento se inició al comienzo de la década del 70. A diferencia de la clase Kashins , este buque no tiene los lanzadores de misiles antibuques montados en la proa. En su lugar está configurado para cumplir misiones antisubmarinas llevando para ello varios misiles antisubmarinos, cohetes, minas y torpedos[43].

            Los informes indican que los soviéticos han puesto en marcha dos destructores nuevos, muy potentes, llamados clase Sovremennyy y clase Udaloy[44].

Mientras destructores, cruceros y portaaviones conducen sus funciones en la superficie, submarinos de ataque y submarinos de misiles de crucero complementan a estos barcos con sus actividades subsuperficie. Los soviéticos operan unos 190 de los submarinos de ataque, la mayoría de los cuales son convencionales diesel-eléctrico, lo cual les proporciona una sigilosa maniobrabilidad. Una tercera parte de estos submarinos de ataque son de propulsión nuclear.

Las Clases November, Echo, Tango, Foxtrot y Víctor constituyen los principales submarinos de ataque soviéticos. Las armas principales son los torpedos antisubmarinos y antibuques. Algunos de los buques más recientes poseen armas antisubmarinas con propulsión de cohete[45].

Recientemente, los soviéticos botaron una nueva clase de submarinos de ataque, el Alfa. Aunque poco se sabe acerca del clase Alfa, los informes indican que está construido de aleación de titanio y tiene una velocidad submarina, mayor que la de cualquier submarino en el mundo. Un oficial naval de U.S. afirmó que cuando un submarino de Alfa se sumergió al frente a la costa de Groenlandia, intentó interceptarlo pero se quedó detrás. "Caminaba lejos de nosotros", comentó. "Calculamos su velocidad en alrededor de 50 nudos sumergido y puede sumergirse de 2000 a 3000 pies de profundidad[46].

Un segundo tipo de submarino usado en la misión de control del mar es el submarino de misiles de crucero clase Charlie. La clase Charlie es el más reciente de estos, y es de propulsión nuclear. Su sistema de armas consisten en ocho misiles de crucero corto alcance, de 60 millas náuticas que se pueden lanzar mientras permanece la unidad sumergida. Su capacidad de lanzamiento en inmersión hace a este submarino uno de los más potentes medios antibuques con que cuenta la Armada Soviética[47].

Últimamente, los soviéticos han construido un submarino capaz de lanzar misiles (hasta 24 misiles guiados antibuques), dentro de un rango de aproximadamente 250 millas[48]. Como en la clase de Charlie, estos misiles son disparados mientras el buque está sumergido. La clasificación de este nuevo submarino es Oscar.

Con sus submarinos Clase Oscar, Charlie y Alfa, los soviéticos tienen aproximadamente 260 buques que les proporcionan la capacidad de control del mar con medios sumergidos[49].

Complementando ambos elementos, los de superficie y submarinos, los soviéticos poseen varias clases de capacidades en la aviación naval. El Tu-95 Bear-D, por ejemplo, se utiliza para el reconocimiento de largo alcance. Es un avión turbohélice muy empleado para realizar vuelos a Cuba, Bahía de Camranh y África Occidental. Además, los soviéticos utilizan el I1-38/May para misiones de patrullaje marítimo y en misiones antisubmarinas.

La fuerza principal de ataque en la aviación naval soviética consiste en unos 290 Tu-16 / Badger, los cuales son aviones que están equipados con misiles de crucero antibuques con un alcance efectivo de cerca de 150 millas[50]. Como los Badgers están siendo retirados de la Armada, los soviéticos están reemplazándolos con los nuevos bombarderos Backfire. El doble turbina Backfire es un avión tipo jet de capacidad supersónica con configuración de alas de geometría variable. Recientemente, varios Backfires fueron incorporados la Flota del Pacífico en Vladivostok. Este avión lleva un muy sofisticado misil de crucero antibuques aire-superficie con un alcance efectivo de aproximadamente 300 millas náuticas. Con capacidades de reaprovisionamiento en vuelo, este avión puede volar hasta 2500 millas náuticas hacia el océano Atlántico o el Pacífico[51].

Así, con las unidades de combate de superficie, submarinas y aviones navales, los Soviéticos son muy capaces de explorar en búsqueda de fuerzas enemigas y destruirlas. En un conflicto, los portaaviones y submarinos balísticos del oeste son los objetivos primarios.

A pesar de que los soviéticos han gastado una gran cantidad de dinero en el desarrollo de técnicas antisubmarinas, la mayoría de los expertos navales cree que no tienen la capacidad de detectar submarinos estadounidenses. Sin embargo cada año, como los soviéticos colocan en operación sofisticados sistemas de armas, como el Kirov, Oscar y Alfa, la brecha tecnológica se está reduciendo.

 Misión de “Proyección de Fuerza”

La misión de Proyección de Fuerza es una función de las capacidades de la Infantería de Marina. Como estudiante de historia, nuevamente, el Alm irante Gorshkov quedó impresionado con los asaltos de Marines en Saipán, Guadalcanal, Okinawa e Iwo Jima.

Aún en comparación con el cuerpo de Marines de los Estados Unidos de Norteamérica, cuyo número es aproximadamente de 180.000, la Infantería de Marina soviética es de 12.000 hombres. Pequeña. Hay sin embargo, al menos un regimiento de infantería de Marina en cada una de las mayores flotas soviéticas[52].

En contraste con su homólogo de Estados Unidos, la Infantería de Marina soviética tiene muy poco poder de permanencia o poder de fuego orgánico. Si la Infantería de Marina se ha comprometido a combatir, tendría que ser reforzada dentro de cuatro o cinco días. La doctrina soviética indica que la Infantería de Marina está destinada a ser utilizados como tropas de choque, encabezando un asalto, seguido de cerca por las fuerzas de tierra[53]. Informes recientes de ejercicios de la Infantería de Marina Soviética en las islas Kuriles, al norte de Japón confirman la especulación de que los primeros objetivos de estas tropas son el asalto y bombardeo de objetivos en las costas de varios pasos obligados[54].

Como complemento de la Infantería de Marina soviética se encuentran los buques de asalto anfibio. El LST Alligator es el típico buque usado para este tipo de misión de proyección de fuerzas. Propulsado por diesel, este barco es relativamente pequeño, desplazando a alrededor de 4500 toneladas. En 1978, los soviéticos lanzaron un nuevo buque anfibio, el Ivan Rogov. Es el doble del tamaño de los buques anfibios anteriores y puede lanzar vehículos anfibios desde sus compuertas de proa. Además, lleva helicópteros. Entre los varios tipos de vehículos de asalto lanzados por la compuerta de proa, se encuentran las unidades de tipo hovercrafts, tales como el Aist, que puede llevar a la Infantería de Marina a tierra a velocidades de hasta 50 nudos[55].

La pequeña Infantería de Marina es uno de los pocos elementos militares de la Unión Soviética que no es tan poderosa. En un conflicto, estas tropas lo más probable es que sean proyectadas a tierra para capturar los Dardanelos o los estrechos de Kattegat y, a continuación esperar por un apoyo de refuerzo rápido. Aún con la llegada del Ivan Rogov, hay indicios de que Gorshkov pretende fortalecer los medios para el cumplimiento de las misiones que impliquen la proyección de fuerza.

 Misión de “Disuasión”

               De todos los tipos de misiones navales soviéticas, la disuasión es por mucho la más importante, según Gorshkov. En su libro, denomina a la misión de disuasión como "flotas contra la costa" y ha expresado lo siguiente:

“Las tradicionales operaciones de flota contra la flota que, desde la antigüedad, han sido la característica lucha contra las líneas de comunicaciones por mar de las fuerzas que se oponen, ahora se utilizan en una nueva dimensión decisiva: las operaciones de una flota contra la costa. Esta tendencia en el uso operacional y estratégico de la flota se convierte en una forma cada vez más común en el empleo de las flotas, y asume las características del principal escenario de operación de una flota naval, conduciendo a todos los demás niveles operacionales”[56].

Pero la mayor palanca en materia de disuasión para la Unión Soviética la constituye el arma submarina.

Esta dependencia total en los submarinos lanzadores de misiles balísticos (SLBM) comenzó a principios de l960, de acuerdo con Michael MccGwire, autoridad especialista en Armada Soviética. En este sentido, la rápida acumulación de misiles balísticos por la flota soviética generó, como reacción, la implementación de un nuevo despliegue de los submarinos Polaris por parte de los Estados Unidos.

Los Soviéticos y Occidente definen la disuasión de forma diferente. Los Soviéticos esperan que sus capacidades balísticas sean suficientes para disuadir a un agresor, que, por supuesto, es la disuasión en el sentido tradicional. Pero una distinción crucial reside en la creencia de los Soviéticos que si debe venir la guerra, sus Fuerzas Armadas deben recuperarse de un ataque inicial y luchar en una victoria. En este escenario, las fuerzas submarinas podrían desempeñar un papel importante[57].

Básicamente, en la actualidad los submarinos soviéticos con capacidad de proyectar misiles balísticos son clasificados como otra amenaza nuclear o una capacidad nuclear de tipo intercontinental. La primera categoría se centra en los antiguos submarinos de misiles balísticos, mientras que este último incluye los buques más recientes.

Durante la década de los 60, los Soviéticos comenzaron a construir los submarinos de misiles balísticos de las clases Hotel y Golf. Inicialmente, estos submarinos tenían que subir a superficie para realizar el lanzamiento de sus misiles. Después de efectuar algunas modificaciones, estos submarinos se convirtieron en plataformas capaces de efectuar los lanzamientos manteniéndose en inmersión.

El submarino de la clase Hotel fue el primero de este tipo y data su construcción en 1958. Es un buque de propulsión nuclear y lleva a bordo tres misiles SS-N-5. Tras el submarino de la clase Hotel , los Soviéticos desarrollaron y construyeron el submarino de la clase Golf , el cual cuenta con un sistema de propulsión convencional basado en diesel y también lleva a bordo tres misiles del tipo SS-N-5. El alcance efectivo de estos submarinos (SLBMs) es de cerca de 700 millas, con este corto alcance, las unidades clase Golf y Hotel tendrían que realizar un tránsito sin ser detectados a través del paso obligado GIUK.

Para evitar esto, los soviéticos utilizan los submarinos de la clase de Golf y Hotel como armas de amenaza nuclear. Es decir, a estos submarinos se le asignan blancos (objetivos) en el área de Europa, con lo cual eliminan la necesidad de transitar por cualquier punto de estrangulamiento. Desde sus áreas de patrullaje al sur del Mar de Noruega y el sur del Mar Báltico, los submarinos de las clases Hotel y Golf se han convertido en un eficaz medio para el teatro de capacidad nuclear[58].

A finales de la década de los 60, los soviéticos comenzaron la botadura de una serie de grandes submarinos con capacidad de misiles balísticos, los cuales fueron denominados clase Yankee y Delta. En el período entre 1968 y 1977, los soviéticos ubican como prioridad la construcción de submarinos. Cada año se construyeron aproximadamente diez nuevos submarinos, de los cuales seis eran submarinos con capacidad de misiles balísticos[59]. Los primeros de estos buques fueron los submarinos de la clase Yankee.

El submarino clase Yankee, es de propulsión nuclear y lleva a bordo dieciséis de misiles del tipo SS-N-6. Cada uno de estos misiles tiene cabeza nuclear y un rango de acción aproximado de 1600 kilómetros. La siguiente clase de submarinos construidos a principios de los años 70 fueron los pertenecientes a la clase Delta.

El submarino clase Delta, es propulsado por energía nuclear y lleva abordo dieciséis misiles del tipo SS-N-8, cada uno con múltiples vehículos de reingreso y objetivos independientes, con un rango de aproximadamente 4200 millas. Esto significa que el Delta puede navegar sin ser detectados en la costa de la península de Kola, o en el mar de Ojotsk y asignar objetivos prácticamente en cualquier parte de América del Norte[60].

De acuerdo a lo indicado en la publicación Jane ’s Fighting Ships del año 1980-81, los Soviéticos tienen unos setenta submarinos con capacidad de misiles balísticos de todas las clases[61].

Incluso con estos setenta submarinos balísticos, los Soviéticos no han disminuido su programa de construcción. Los informes indican que están construyendo el submarino de misiles balísticos más grande del mundo, denominado clase Typhoon.

Las estimaciones indican que el Typhoon desplazará unas 25.000 toneladas, lo que lo hace en tamaño, dos veces más grande que los submarinos clase Delta. Además, este submarino llevará 20 misiles de largo alcance, cada uno con una cabeza de guerra con designación de objetivos en forma independiente. El Alm irante (USN) Shapiro respeto a esta unidad, ha comentado: “La eficacia de este nuevo submarino ha mejorado por el hecho de que, como el Delta, puede operar en la seguridad de las aguas territoriales soviéticas[62].

            Cuando la capacidad de los submarinos de las clases Delta, Yankee y Tifón son evaluadas junto con las plataformas soviéticas de lanzamiento de misiles basadas en tierra, la eficacia de sus capacidades de ataque es por demás impresionante. Sus posibilidades para articular teatros de despliegue nuclear en combinación con sus capacidades nucleares del tipo intercontinental constituyen las piezas fundamentales en la misión de disuasión planteada por los Soviéticos. 

El Personal en la Armada Soviética

                  Las armas por sí solas sin la capacidad del hombre son inútiles, por lo que resulta necesario considerar a aquellos quienes tienen la responsabilidad de operar los sistemas de armas Soviéticos.

Al igual que su contraparte Estadounidense, el Oficial Naval Soviético se encuentra muy bien entrenado y altamente cualificado. Normalmente es un voluntario, cuidadosamente seleccionado y profesionalmente motivado. Cuando se califica, el joven Oficial Naval Soviético es educado tanto en temas de la guerra de superficie como en cursos de ingeniería naval. El Oficial del área de ingeniería está altamente especializado, mientras que el Oficial de cubierta realiza las funciones de la guerra de superficie. Los Oficiales Aviadores Navales son entrenados por la Fuerza Aérea Soviética. Después de completar la formación básica, el Oficial de cubierta es embarcado, donde obtendrá calificación en la especialidad cumpliendo con las funciones inherentes a las guardias de cubierta y aprendiendo los deberes de su división. Sus responsabilidades con los marineros bajo su mando consisten en enseñarles a ellos las especialidades técnicas del área, las funciones propias del servicio a bordo del buque y cuidar la integridad de su ideología. Por lo tanto, trabajando como un gerente, técnico, instructor y miembro leal del Partido Comunista, el Oficial Subalterno se encuentra bastante ocupado durante sus primeras guardias de mar.

Para alcanzar la designación de un Comando, el Oficial de rango medio debe ampliar su carrera de ser un especialista a un Oficial con una visión más general, la cual logrará a través del cumplimiento de una serie de cargos en su recorrido dentro de las distintas unidades de la flota, sirviendo en diferentes cargos propios de su profesión. Si es elegido para ejercer funciones de comando, primero debe ocupar cargo como Segundo Comandante (Oficial Ejecutivo) para posteriormente acceder a ocupar exitosamente puestos de comando. Las acreditaciones y posterior certificación para ejercer el Comando se logra luego de una serie de evaluaciones relativas al dominio marinero del buque.

En un momento u otro, los Oficiales de grados intermedios deberán asistir a la Escuela Superior de Guerra Naval, la Academia Naval de Grechko, donde sin duda estudian sobre la amenaza naval estadounidense. En general el cuerpo de oficiales es técnicamente competente, bien motivado y un formidable adversario[63].

El personal de Tropa Alistada generalmente proviene de diversas regiones de la Unión Soviética. Normalmente , el marinero soviético es un conscripto con formación limitada y una básica motivación por la carrera. Comienza su proceso de formación asistiendo a un curso básico de adiestramiento de nueve semanas, después del cual es embarcado para aprender y adquirir las destrezas básicas de la vida a bordo. En la mar, la vida del marinero soviético se desarrolla en un régimen estrictamente disciplinado y estrechamente supervisado. Mientras que muchos de los nuevos buques soviéticos proporcionan las condiciones de vida adecuadas, no son conocidos por su comodidad o la habitabilidad. A bordo, la distribución del tiempo está planificada de forma específica. Por ejemplo, el parloteo improductivo, el juego de cartas y otras actividades frívolas se restringen a favor de las lecturas y conferencias políticas por representantes del buque. Desde las primeras horas de la mañana durante todo el día hasta la noche, el día del marinero soviético está completamente programado conforme a una rutina a bordo:

El toque de diana es a las 0600 horas, seguido de ejercicios de calistenia a las 0630, el desayuno se sirve a las 0700 y posteriormente se dictan clases de política desde las 0800 hasta las 1300, cuando se sirve el almuerzo. Posteriormente en la tarde, la tripulación continúa su faena hasta la hora de la cena que es a las 1800 horas. Entre las 1800 y las 2300 horas, se dictan otras lecciones sobre política, se realiza trabajos del buque o se cumple con tiempo recreacional constructivo conforme a la programación[64].

Los conocimientos técnicos del marinero alistado son bastante limitados. Cada marinero es generalmente responsable de sólo una tarea a bordo, tal como el mantener una pieza específica del equipo o de mantenimiento de pintura del casco. El ascenso se sucede después de un determinado tiempo de servicio y es automático. Para el primer periodo de tres años de servicio, el marinero recibe una paga equivalente a unos 10 dólares al mes, mientras que en su último año puede percibir alrededor de $30 al mes. Con baja remuneración y pocos privilegios, sólo alrededor del 10 por ciento del personal alistado permanece en servicio enganchado. Para aquellos que lo hacen, el rango de Michman (Suboficial) pasa a ser un objetivo. Con la constante rotación de marineros, el personal alistado de mayor antigüedad está en una situación de escasez crónica[65]. Esta falta de personal alistado superior y técnicamente calificado es uno de los pocos puntos débiles de la fuerte Armada Soviética.

¿Entonces cuál es el propósito de esta rápida acumulación de poder naval soviético en tiempos de paz? Sir John Moore, editor de Jane'fighting ships, 1980-81, al respecto expresó:

“No es sorprendente que la URSS, un Estado determinado, con cada vez más ambiciones imperialistas, ha observado el proceso de auto inmolación de los Estados Unidos de Norteamérica, con la misma satisfacción con que se da el desmembramiento industrial seguido del debilitamiento en el trabajo y los trastornos en las administraciones de los países occidentales. Aunque sufren sus propios problemas internos, económicos, demográficos y agrícolas, la Unión Soviética ha mantenido un objetivo básico de dominación mundial que le permiten una impresionante continuidad en su planificación militar”[66]

              De verdad, el Alm irante Gorshkov es bastante explícito en la definición de objetivos navales operacionales: "El poder del mar de nuestro país está dirigido al aseguramiento de las condiciones más favorables para la construcción del comunismo..."[67] Argumentó el Alm irante Gorshkov: “Tarde o temprano los Estados Unidos tendrán que comprender que ya no controlan los mares”. 

              En términos numéricos, la Armada Soviética se compara favorablemente respecto a la Armada Estadounidense. Si no se toman en consideración a los aliados de la OTAN, los Estados Unidos sólo tienen aproximadamente la mitad de los buques que los Soviéticos poseen.

Los Soviéticos exceden en número a los Estados Unidos en Unidades de Combate de Superficie, Submarinos de Ataque y Submarinos de Misiles Balísticos. Aún siendo Comandante Aliado Supremo del Mando Atlántico el Alm irante Harry D. Train II ha indicado:

 “los números son sólo una parte de la evaluación. La Armada Soviética es deficiente en varias categorías.

En comparación con los Estados Unidos, la aviación naval de los Soviéticos es vulnerable. Ellos tienen menos portaaviones que proporcionan poco o ningún apoyo táctico a unidades áreas en el mar, mientras sus aviones basados en tierra tienen una limitada flexibilidad.

Mientras la Armada de los Estados Unidos puede sostener operaciones de combate en el mar durante largos períodos de tiempo, los Soviéticos no pueden.

Sin la capacidad de sostener el poder de largo alcance, la misión soviética de proyección se encuentra limitada[68]. En los programas antisubmarinos soviéticos, ellos al parecer se rezagan en capacidades de detección acústicas, pero intentan compensar esta deficiencia con sistemas ópticos basados en el espacio y sistemas de radar. Los informes indican que en estas áreas ellos no han hecho mayores progresos”[69].

Así al considerar todas sus capacidades en forma general, la Armada Soviética continúa siendo un poder en la mar de gran magnitud.

Si los desarrollos navales soviéticos del pasado continúan en el futuro, su Armada seguirá incrementando su participación y operaciones en los espacios marítimos del mundo entero. En los años 80, hay evidencias que el programa de construcción de buques Soviéticos no se detendrá.

Seguramente, la aceptación soviética de la doctrina teórica de Gorshkov del poder de mar, justifica la política anterior naval y sostendrá estos esfuerzos durante décadas.

De verdad, el Alm irante Gorshkov surge como el Mahan del siglo XXI, "su escrito evoca el poder del mar como un factor vital, indispensable del auténtico Poder del Estado"[70]. Y así como las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos de Norteamérica fueron llamadas para realizar operaciones marítimas en Vietnam, existe la creciente probabilidad que nuestra Fuerza Aérea sea necesaria para contestar también la creciente amenaza naval de la Armada Soviética.  

 

Escuela de Oficiales de Escuadrón

Air University. Maxwell-Gunter Air Force Base Montgomery, Alabama

 


[1] Traducción del Artículo Publicado en la Revista de la Universidad Aérea , Julio-Agosto 1982. Disponible en el enlace http://www.airpower.maxwell.af.mil/airchronicles/aureview/1982/jul-aug/chipman.html (20MAY10).

[2] Donald D. Chipman (Licenciado de la Universidad del Estado de California, Chico; Ph.d., de la Universidad del Estado de la Florida ), es Consejero del Comandante en educación, en la Escuela de Oficiales de Escuadrilla, Maxwell AFB, Alabama. Fue un profesor de educación e historia en la Universidad del Suroeste de Georgia y sirvió como Oficial de Vuelo y Navegador en el Escuadrón de Reconocimiento EC-12l  Tifón de la Armada Norteamericana en Agana, Guam. El Dr. Chipman es coautor de “Reflexiones Filosóficas sobre Educación y Sociedad” y “Cuestiones Críticas de Filosofía de la Educación ”. Es graduado en la Escuela de Oficiales de Escuadrilla y Comandante en la Reserva Naval de los Estados Unidos. 

[3] The NATO designation for the Soviet aircraft carriers Leningrad and Kiev is antisubmarine cruisers.

[4] " Has Lost Sea Superiority, Navy Men Say," Washington Star, February 6, 1981, p. 3. 

[5] Nikita Khrushchev, Khrushchev Remembers (New York, 1974), pp. 28-34. 

[6] Herbert Preston, editor, in Sergei G. Gorshkov, Red Star Rising at Sea (Annapolis, Maryland, 1974).

[7] S. G. Gorshkov, The Sea Power of the State (Annapolis, Maryland, 1979)

 

[8] Rear Admiral E. M. Eller, USN (Ret), " ’s Road to the Sea, Peter I to Napoleon," in Red Star Rising at Sea, pp. 11-21.

[9] Michael W. Cramer, "Admiral of the Fleet of the Soviet Union , An Operation Code and Thematic Analysis," unpublished document (Monterey, California: Naval Postgraduate School, 1975), p. 116.  

[10] Gorshkov, p. 81.

[11] Cramer, p. 94.

[12] Gorshkov, p. 91. 

[13] Gorshkov, p. 125.

 

[14] Vice Admiral J. F. Calvert, USN (Ret), "The Soviet Navy Rebuilds, 1928-41," in Red Star Rising at Sea, pp. 65-75. 

[15] See "The Soviet Navy in the Great Patriotic War," in Red Star Rising at Sea, pp. 89-96. 

 

[16] Ibid., p. 95.

 

[17] Gorshkov, p. 148.

 

[18] Don East, "The Evolution of the Soviet Navy as an Instrument of Foreign Policy," unpublished report (Maxwell AFB, Alabama: Air Command and Staff College, 1980), p. 20.

[19] Eller, p. 22.

[20] Cramer, p. 60. 

[21] David Fairhall, Russian Seapower: An Account of Its Present Strength and Strategy ( Boston , 1971), p. 18. 

 

[22] John Moore, editor, Jane’s Fighting Ships, 1980-81 (New York, 1980), p. 537. 

[23] Admiral Harry D. Train, USN, "Sea Link 80 Remarks," paper presented before the Sea Link 1980 Conference, Annapolis, Maryland , June 19, 1980. Admiral Train is the Supreme Allied Commander, Atlantic . 

[24] E. P. Potter, Illustrated History of the Navy (New York, 1971), p. 142.

[25] Office of the Chief of Naval Operations, Understanding Soviet Naval Developments (Washington, D.C., 1978), p. 22. Hereafter referred to as Chief of Naval Operations.

[26] Keith A. Dunn, "Power Projection or Influence: Soviet Capabilities for the l980s," Naval War College Review, September-October 1980, pp. 31-47.

[27] " Naval Buildup Is Challenging Soviet Advances in Asia and Africa ," New York Times, April 19, 1981, p. 1.

[28] . Michael MccGwire, "The Rationale for the Development of Soviet Seapower," United States Naval Institute Proceedings, May 1980, pp. 155-83.
 
[29] Gorshkov, pp. 245-53.
 
[30] "Soviets Send Warships to ," Chicago Tribune, February 24, 1981, p. 12.
 
[31] Gorshkov, p. 39. 
[32] Chief of Naval Operations, pp. 51-53.

[33] Gorshkov, p. 39.  

[34] Moore , pp. 123-55

[35] Chief of Naval Operations, p. 55.

[36] Moore , pp. 521-22. 

[37] Gorshkov, p. 252.

[38] MccGwire, pp. 155-83

[39] Gorshkov, p. 280.

[40] Chief of Naval Operations, p. 21

[41] Stephen Webbe, "Soviet Navy a Growing Challenge to West," Christian Science Monitor, March 3, 1981, p. 6.

[42] Chief of Naval Operations, pp. 80-91.

[43] Ibid., pp. 85-90.

[44] "Soviets at Sea: New Ships for Distant Bases," New York Times, January 25, 1981, p. 3.

[45] Chief of Naval Operations, p. 33. 

[46] "Soviets Planning Advances in Maritime Capabilities," Aviation Week & Space Technology, March 16, 1981, p. 18. Hereafter referred to as "Soviets Planning Advances”.

[47] William Ruhe, "Soviet Navy Threatens Mideast ," Defense Electronics, February 1981, pp. 75-80

[48] "Soviets Planning Advances," p. 18. 
 
[49] Chief of Naval Operations, pp. 33-34.
[50] Ibid., pp. 99-100.

[51] Clarence A. Robinson, Jr., "Soviet Moves Spark Defense Support," Aviation Week & Space Technology, January 21, 1980, pp. 74-91.

[52] Chief of Naval Operations, p. 37.

[53] Dunn, pp. 31-47

[54] Robinson, p. 81.

[55] Moore , pp. 513-17.

[56] Gorshkov, pp. 221-22.

[57] MccGwire, pp. 155-83. 

[58] Floyd Kennedy, "Theater Nuclear Encirclement, Soviet SLBMs Targeted on Western Europe ," National Defense, February 1980, pp. 42-45. 

[59] MccGwire, pp. 155-83.

[60] Chief of Naval Operations, pp. 35-36.

[61] Moore , pp. 123-55. 

[62] Webbe, p. 4. 

[63] Chief of Naval Operations, pp. 41-45.  

[64] Don Wheeler, "Life in the Soviet Navy," All Hands, May 1977, pp. 20-25.

[65] Chief of Naval Operations, pp. 41-45. 

[66] Moore , p. 123. 

[67] Gorshkov, p. 284. 

[68] Train, pp. 1-9. 

[69] MccGwire, pp. 155-83. 

[70] Elmo R. Zumwalt, Jr., "Introduction," in Red Star Rising at Sea, pp. 1-2.

 

 


 A continuación podrá emitir un comentario sobre este artículo, o si lo desea puede escribir directamente al autor haciendo clic aquí   

 

   
  

  

 

 

 

 

   

 

 

Última actualización el Viernes, 13 de Agosto de 2010 19:31